“El tiempo se detuvo. O quizás se había muerto y estaba en el cielo. Estaba besando a un ángel. Aspiraba su aroma a rosas silvestres que era una fragancia sobrenatural…Durante un bello instante el mundo fue un lugar perfecto”

La Caída de un Libertino

Reine Miller

La Caida de un LibertinoSINOPSIS:A Jeremy Greymont le gusta disfrutar sin preocupaciones con mujeres anónimas que no significan nada para él. Pero tras una existencia jalonada de cortesanas y buen whisky escocés se le ha acabado el tiempo. Su abuelo le ha lanzado un ultimátum: debe casarse y concebir un heredero lo antes posible. La encantadora Georgina Russell parece la respuesta perfecta a su problema. Le intriga y atrae como ninguna otra mujer hasta ese momento y por ella se siente dispuesto a renunciar a los juegos sexuales que tanto le gustan. Sin embargo, Georgina fue víctima en el pasado de un brutal asalto que la ha dejado marcada psicológicamente. Algo que él no sospecha y contra lo que tendrá que luchar con todas sus fuerzas, en especial si quiere conseguir que sea ella la que ponga fin a su eterna soltería.

RESEÑA:Por extrañas razones del destino, me ha tocado leer muchísimas novelas de romance erótico. Más interesante aún son aquellas ambientadas en el pasado distante, novelas histórico románticas con toques eróticos. Precisamente a este género pertenece La Caída de un Libertino de la autora Raine Miller, conocida por su saga El Affair Blackstone. Esta novela estaría entre las precuelas de dicha saga, pero para todos aquellos que deseen leer esta novela, realmente no es necesario haber leído nada más. En si, esta es una historia independiente que se vale por si misma, o al menos eso pretende.

Si hay algo que tiene Raine Miller es una pluma poética y refinada, elegante y sencilla a la vez, especial para este género y que es capaz de hacer interesante una novela con una historia de lo más aburrida, una historia predecible, donde Miller muestra su pericia a la hora de describir situaciones románticas, pero que no tiene tanta suerte al momento  tanto de armar su novela como de describir algo más que no sean encuentros sexuales. El desarrollo de personaje es prácticamente nulo, sobre todo pensando en el personaje de Jeremy, el libertino que está obligado socialmente a contraer nupcias. Su transformación que en definitiva debería ser la que sustente el relato es tan abrupta e increíble que destruye la credibilidad que una novela histórica debería tener como tal.

Sí, es una novela bellamente relatada, las cavilaciones de la protagonista femenina, Georgina, están muy bien planteadas, sobre todo para una mujer que sufrió una grave agresión pero que a su vez debe lidiar con el repudio de su padre que quiere casarla a cualquier coste y la mancha que esta agresión dejó en la sociedad.

La novela está escrita de manera poética, pero muy sencilla, lo que le aporta una gran agilidad a la lectura, sin embargo, incluso para una novela erótica, la sucesión de encuentros sexuales le restan desarrollo tanto a la historia como a los personajes, destruyendo cualquier esperanza de identificación con los personajes, ya que no es posible conocerlos más en profundidad, ni su relación como pareja. Por eso cuando su relación es puesta a prueba, el lector no parece conectado profundamente con ellos.

También, para ser una novela histórica, creo que hizo falta una mejor ambientación, un mejor contexto para la historia, conocer mucho más esta Inglaterra Victoriana tan interesante y rica, llena de oscuridades, de bellezas y matices. Es una pena no haber podido leer más de eso.

Teniendo los elementos, los personajes, el escenario perfecto y una buena historia entre manos, la autora se pierde la oportunidad de haber dado un golpe con su novela y a su vez, deja a varios lectores un tanto decepcionados. El final es abrupto y se resuelve demasiado rápido, creo que es uno de los finales más cliché que he leído últimamente, y eso también me dejó un mal sabor de boca.

De todas formas, Reine Miller tiene un público cautivo y para ellos esta novela les parecerá muy interesante, disfrutarán de una novela bellamente escrita, pero carente de desarrollo de personajes y muy predecible.

Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Con lo justo.

Erika Moreno I.

 

 

Comentarios