«Entender tus propias emociones es complicado.
Entender las de los demás como si estuvieras en su cabeza…
…puede ser muy peligroso.
Wylie tiene ese poder. ¿Sabrá cómo usarlo?»

Sinopsis: Wylie no está a salvo. El único modo que ahora le queda de protegerse es aprendiendo a controlar sus extrañas habilidades, pero muy pronto se dará cuenta de que tratar de leer las emociones de los demás no tan solo es difícil, sino también muy arriesgado. Y Wylie no es la única que corre peligro.
Desde que volvieron a casa, a Jasper lo carcome la culpa. No logra dejar a un lado los remordimientos que lo persiguen y mucho menos cuando absolutamente todo a su alrededor, incluso Wylie, le recuerda lo que pasó en el bosque. Jasper y Wylie harían cualquier cosa el uno por el otro, pero, ¿cómo van a enfrentarse a los fantasmas que los atormentan? Atrapada entre el miedo y la duda, Wylie tendrá que tomar una decisión. No le importó dejarlo todo para rescatar a su mejor amiga, pero ¿haría lo mismo por un puñado de desconocidos? ¿Aunque sean como ella?

Segunda parte de la trilogía “Extraños” y es mi deber recomendar no leer está reseña para quienes no han leído extraños (primer libro de la saga) sobre todo si odian los spoilers porque será inevitable que se entreguen detalles importantes de la primera parte, así que ya están advertidos y es totalmente bajo su responsabilidad si continúan leyendo.

En esta segunda entrega volvemos con Wylie pocos días después de los horribles y traumáticos acontecimientos en el campamento Colestah siendo visitada por agentes del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos cuando recibe un mensaje de Jasper que solo dice “Corre”. Un comienzo impactante para la continuación de “Extraños” mostrando con esto que esta historia también nos mantendrá en vilo a través de la narración y con mucha acción.

Nadie después de la batalla vuelve siendo el mismo y aunque en algunos aspectos los protagonistas, Wylie y Jasper, han vuelto fortalecidos, emocionalmente están muy maltrechos con Jasper en peor estado ya que los sentimientos de culpa por la muerte de Cassie lo están consumiendo cuestionándose todas sus acciones pasadas que ponen en pausa su futuro.

Wylie por otro lado con verdades de las cuales no era consciente anteriormente como su condición de extraña y el amor incondicional de su padre le darán una nueva perspectiva de su lugar en el mundo con el cual tendrá que tratar más pronto de lo que le gustaría, mientras sobrelleva la pérdida de su mejor amiga en circunstancias terribles  con el hecho de ser una extraña tendrá que lidiar con diversos peligros que están acechando a su alrededor.

Wylie y Jasper más unidos que nunca deberán seguir actuando como equipo para salir victoriosos frente a nuevos problemas traídos por diversas personas y sus motivaciones que quieren hacerse con Wylie por ser una extraña internándose cada vez más en una telaraña de riesgo, mentiras e intereses diversos de los cuales quizás no logren salir.

Si creí que el nivel de tensión y misterio iban a decaer en esta parte estaba totalmente equivocada sorprendiéndome en cada giro narrativo y cuestionando nuevamente todo porque aquí ninguna verdad es absoluta y lo que se cree imposible termina siendo lo probable cuando todos juegan un papel que interpretar en una red más grande de la imaginada siendo la mayoría peones con Wylie realizando alianzas poco confiables, antiguos peligros regresando y nuevos adversarios a la vuelta de la esquina cada uno con su propio interés.

“Aislados” es un libro con un ritmo vertiginoso que te mantendrá pegado a sus páginas hasta el final, que tengo que confesar me dejo con la boca abierta y necesitando la tercera parte pronto porque mi corazón no resistirá mucho el vivir con la incertidumbre y saber el desenlace de esta cautivadora trilogía.

  • Reseña escrita por nuestra colaboradora Nathalia Cortés.

 

Comentarios