Por: Francisca Yañez

SINOPSIS: Imagina que todo a tú alrededor te sobrepasa, no solo emocionalmente, esta vez, físicamente.
El planeta se encuentra en peligro. Los contantes problemas climáticos y la eminente contaminación causada por efectos del ser humano han deteriorado La tierra y con esto, las ideas de solución.
El Dr. Jorgen Asbjørnsen (Rolf Lassgård) realizó durante años, una investigación científica que podría ser una solución a esta futura muerte de nuestro planeta. Esta consiste en reducir a 12 centímetros aproximadamente a la población de humanos, de esta forma disminuir el impacto de su contaminación, modificar la economía e idealmente, mejorando la calidad de vida.
Luego de variadas pruebas exitosas, el Dr. Asbjørnsen presenta los resultados con 36 participantes, quienes en 4 años produjeron basura similar a una bolsa de supermercado. ¡BOOM! Comienza la venta mundial de la solución medioambiental, la reducción de seres humanos.

RESEÑA: Con un elenco potente como Christoph Waltz, Neil Patrick Harris, Hong Chu, Alec Baldwin, Laura Den, Jason Sudeikis, entre otros. Pequeña Gran Vida se encarga de traer a la pantalla una sátira de ciencia ficción y comedia como nunca hemos visto.
Escrita y dirigida por Alexander Payne y co- escrita por Jim Taylor, nos entregan sutilmente la llave de la reflexión a nuestro día a día, en las posibilidades y de qué forma, nuestra participación en el planeta afecta o no a nuestra propia existencia. Recordemos que Payne fue nominado en tres ocasiones a los Premios Oscar por mejor dirección en: Entre copas (2004), Los descendientes (2011) y Nebraska (2013). Con estos antecedentes filmográficos, podemos hacer una idea de que será Pequeña gran vida, manteniendo su estilo burlesco y cruel de, en este caso, una sociedad consumista, vacía y solitaria.

Paul Safránek (Matt Damon) pierde a su madre quien sufría cáncer, la enfermedad se apoderó de la rutina de Paul asumiendo su realidad sin buscar alguna alternativa que saliera de su zona de confort. Pasan los años y a pesar de estar casado con Audrey (Kristen Wiig) no logra concretar nuevos propósitos por motivos que escapan de sus manos, además los ingresos familiares se ven opacados por las deudas, deteriorando los planes a futuro. La situación se ve insostenible hasta que el matrimonio Safranek considera la idea de reducir su tamaño para obtener mayores ingresos, un hogar envidiable y una vida lujuriosa en Leisureland, la más grande ciudad para los pequeños seres humanos.
Sin embargo, no todo sucede como Paul lo esperaba, transformando estas disyuntivas personales, en la temática central de la trama y en la crítica debajo tras esta, en la que el director espera que logres descubrir.
A pesar de la existencia de ciudades lujosas para quienes deciden reducir su tamaño, también están quienes no tuvieron mucha suerte, incluso algunos fueron reducidos contra su voluntad. Una ciudad humilde, carente y poblada de inmigrantes nos hacen contrastar ambas realidades, transformándose entonces, en una crítica social en donde estos pequeños humanos son el reflejo de la sociedad individualista, ególatra y ambiciosa que parece ser el real problema en el planeta, ya seamos de tamaño normal o de 12 centímetros.

Con momentos delirantes, emocionantes y sumamente profundos, Payne busca apelar a nuestro subconsciente, el cual quizás está mucho más presente de lo que pensamos.

Pequeñas personas. Grandes problemas.

La base de la película se sostiene en una alternativa a la sobrepoblación mundial y su repercusión en el medioambiente, lo cual no está ajeno a la realidad actual. La ciencia ficción enlaza elementos cotidianos con posibilidades, en este caso la solución es la reducción de la población a unos centímetros, pero a pesar de lograr favorables resultados, los conflictos sociales, políticos, económicos y gubernamentales no logran desaparecer. La pobreza, el hambre, la reclusión y los derechos civiles son temáticas permanente en la película, obviamente contextualizado a esta, pero que mantiene su estrecha conexión a nuestra actualidad. Pareciera que nunca, siquiera en ficciones, podremos escapar de nuestros actos.

En momentos vas a reír, pero inmediatamente entenderás cual es el fin de ese chiste. Pequeña gran Vida invita a reflexionar sobre tus propias reflexiones y actuar.

Su fecha de estreno es para el 22 de febrero del 2018 en los mejores cines de nuestro país, con una duración de 2hr 15 min y con recomendaciones para todo espectador +7.

Comentarios