Personalmente creo que es extraordinaria. Una película que nace como clásico desde su estreno. Parece increíble que una historia así hubiera sido dirigida por un hombre en sus 70 años, dinámica, entretenida, transversal y diferente a la novela en que se basa, aunque toma los elementos principales de ella.

 

Esta semana llega el esperado estreno de la nueva película de Steven Spielberg: Ready Player One, basada en la exitosa novela de Ernest Cline del mismo nombre. En CanalFreak participamos de su esperada premier cortesía de Warner y les contamos qué nos pareció.

Director: Steven Spielberg
Reparto: Tye Sheridan, Olivia Cooke, Ben Mendelsohn, T.J. Miller, Simon Pegg

Sinopsis:

2045 en el mundo al borde del caos y el colapso, la gente encuentra la salvación en OASIS, un universo de realidad virtual creado por el brillante y excéntrico James Halliday (Mark Rylance). Halliday muere sin descendencia por lo que su inmensa fortuna será heredada por la primera persona que encuentre un huevo de Pascua digital que escondió en algún lugar de OASIS. Lo que detona una competencia que engancha al mundo entero. Wade Watts (Tye Sheridan) un adolescente, decide unirse a la competencia, viendose arrastrado dentro de una vertiginosa cacería de tesoros que distorsiona la realidad a través de un universo fantástico de misterio, exploración y peligro.

 

Reseña:
Antes de comenzar, quiero contarles que soy fan de la novela. La leí y disfruté mucho. Una historia sin grandes ambiciones, muy entretenida y con miles de referencias de cultura pop, ya sea por medio de la música, videojuegos, películas o series principalmente de la década de los 80. Personalmente al haber crecido en dicho tiempo, la novela me encantó y a ratos me transportaba a este mundo de ensueño llamado El Oasis.
Al enterarnos los fans que su adaptación al cine estaría a manos del director Steven Spielberg, uno de los referentes de Cline y con miles de referencias de sus películas en la novela, muchos se alegraron y otros se atemorizaron. El temor fue de la mano de la tibia recepción del público de su anterior adaptación de una novela al cine como fue El Buen Amigo Gigante, pasando por la desilusión de muchos con su visión de Inteligencia Artificial o el fiasco que resultó Tin Tin. Pero otros mantuvieron la fe en el proyecto. Claramente dada la cantidad de franquicias y elementos con derechos de uso de imagen involucradas en la historia, para todos resultó lógico que dentro de la idea original habría algunos cambios y dado que Cline participaba en el guión, se pensó que el espíritu del libro se mantendría.
Cuando salieron los primeros Trailers, muchos rayaron con lo que se mostró. En un par de cuadros se lograba ver que sería una película de aventuras y con su buena cuota de referencias a la cultura pop.


Pues bien, tras ver la cinta, personalmente creo que es extraordinaria. Una película que nace como clásico desde su estreno. Si habían dudas respecto a su director, caen todas al instante. Parece increíble que una historia así hubiera sido dirigida por un hombre en sus 70 años, dinámica, entretenida y diferente a la novela en que se basa, aunque toma los elementos principales de ella. Hay muchas partes de la historia original que fueron cambiadas, tanto por un tema de derechos (que hubieran salido una fortuna) como para dar mayor dinamismo a la película por su formato.

Personalmente me encantó, es una película inteligente en varios aspectos y cuyas referencias transportan al espectador maduro de 30/40 años en el tiempo, pero al mismo tiempo le vuela la cabeza a los más jóvenes. De hecho llevé a mi hijo pequeño y alucinó, mientras veía algunas imágenes, a ratos me decía que todo parecía un sueño. Y es justamente la imagen y estética lograda uno de los elementos más notables de la cinta. Tal como lo revelara en una entrevista Roger Guyett, supervisor de efectos visuales en Industrial Light & Magic, “Fue el proyecto más ambicioso que ha realizado ILM” que trabajó con Spielberg y Adam Stockhausen (El gran hotel Budapest), diseñador de producción, para hacer realidad el Oasis. Llena de detalles, el espectador disfruta el deleite de la visual del Oasis, contrastado con la del mundo “real” en la película. Son casi dos películas en una, tomando en cuenta que la mitad de la trama se desarrolla en el mundo alterno que es el Oasis, que fue realizado completamente por computadora. Hay momentos en que uno dice: WOW, cómo lo hicieron?!


La música de Silvestri, es maravillosa y un deleite acompañada con la estética lograda por Spielberg. Temas potentes con artistas como Depeche Mode, Oingo Boingo, Blondie, Billy Idol, New Order o Rush y temas incidentales con elementos como Volver al Futuro o Ladyhawke entre otros clásicos, en mi humilde opinión una joya que amalgama magistralmente la esencia de la época ochentera, gran referente del film. Pero los temas no están elegidos al azar sólo porque suenen y peguen bien con las imágenes por su ritmo, sino que al igual como ocurre en la novela, su letra tiene sentido con lo que ocurre en la historia.

Es una película con una historia entretenida, familiar y transversal, pero no por eso carente de sustancia. Tal como en su novela lo hiciera Cline, Spielberg entre tanta aventura e imagen espectacular aprovecha de plantear la crítica social. Mostrando al espectador cómo la tecnología ha terminado por consumirnos y perdernos dentro de ella, dejando de lado a veces las relaciones verdaderas en persona. Tema que se plantea mezclado en dinámicas y aventuras que se notan que fueron pensadas buscando entretener a la audiencia como sus películas antiguas.

Para no latearlos con las miles de referencias y evitar también hacerles Spoilers de grandes sorpresas, los dejo invitados a estar atentos, pues con el equipo estamos trabajando en un video al respecto. Lo único que les diré es que definitivamente hay que verla más de una vez para lograr procesar tanta información a la vez, en cada cuadro uno puede llegar a encontrar más de 5 referencias diferentes, una locura.

En resumen: Un nuevo clásico ha nacido, Spielberg demuestra que no ha perdido el toque y que su vieja forma de hacer cine está de vuelta para deleitarnos a todos.

Demás está decirles que les recomiendo a ojos cerrados verla en Imax, aunque en 2D se ve fantástico también. No pierdan de ver esta joya en el cine, vale la pena 100%. Tal vez la única recomendación es que la película está calificada para todo espectador +7, por lo que si sus hijos son muy pequeños, pueden aburrirse un poco por el largo de la cinta que dura un poco más de 2 horas y como tiene grandes escenas de batallas entre otros, si son muy sensibles se pueden asustar, pero eso depende del niño y sus gustos. Si son fan de los videojuegos, cine o tv, es su película sin lugar a dudas.

 

Comentarios