Nombre: A Wrinkle in time – Un viaje en el tiempo
Director: Ava DuVernay
Música: Ramin Djawadi
Género: Aventuras, familiar, fantástico, ciencia-ficción
Guionistas: Jennifer Lee, basado en la novela de Madeleine L’Engle
Reparto: Oprah Winfrey, Reese Witherspoon, Mindy Kaling, Chris Pine, Gugu Mbatha-Raw, Zach Galifianakis, André Holland, Levi Miller, Deric McCabe, Storm Reid, Bellamy Young, Rowan Blanchard

Sinopsis: Cuando el científico Alex Murry (Chris Pine) desaparece de forma misteriosa mientras trabajaba en un enigmático experimento, su hija Meg (Storm Reid) decide ir a buscarlo. Meg viajará entonces con su hermano pequeño y su amigo Calvin (Levi Miller) a través del tiempo y el espacio. En su aventura, los tres jóvenes protagonistas contarán con la ayuda de tres seres celestiales: la filosófica Sra. Quién (Mindy Kaling), la inquisitiva Sra. Qué (Reese Witherspoon) y la líder de todas ellas, la Sra. Cuál (Oprah Winfrey). Claro que, para llevar a cabo esta importante misión Meg tendrá que luchar contra sí misma para poder vencer a la oscuridad.

Reseña: El nuevo estreno Disney que llegó a nuestras salas es “Un viaje en el tiempo” que apenas notamos en las fotos es que se ve una producción impresionante, con vestuarios coloridos y extravagantes y un reparto en que tenemos a Oprah Winfrey, Reese Witherspoon, Mindy Kaling, Gugu Mbatha-Raw, Michael Peña, Storm Reid, Zach Galifianakis, y Chris Pine dirigidos por la directora afroamericana Ava DuVernay, a quién ya conocíamos desde el año 2006 pero fue en 2014 que llegó a nuestros radares seguramente por dirigir y co-escribir Selma, después haría documentales como 13th. No por nada, DC ya puso sus ojos en ella para dirigir y escribir “New Gods”. Pero, de eso, hablaremos en otra ocasión.
La película se basa en el libro del mismo nombre y que es el primero de una saga que, me imagino, pueden continuar. El libro, escrito por Madeleine L’Engle, fue publicado en 1962, después de haber sido rechazado por al menos 30 editoriales por considerarlo “demasiado diferente”: una niña como protagonista de un relato de ciencia-ficción. Algo muy extraño para esos tiempos. El libro destaca no solo por lo antes mencionado sino que tiene mucha física cuántica, y esto se debe a que, en ese tiempo, Madeleine estaba leyendo libros referentes a ese tema.
Anteriormente además, se había hecho una adaptación televisiva del libro en el lejano año 2003, que fue distribuida por Disney y que no le fue muy bien, en las palabras de la propia Madeleine ella “cumplió mis expectativas: esperaba que fuera mala y lo fue.” Pasaron 15 años para que Disney la llevara a la pantalla grande.


La historia nos presenta a los hermanos Murry, Meg y Charles Wallace quienes son hijos de un matrimonio de científicos –un tema que se nota que le gusta mucho a Madieline L’Engle- y su padre (interpretado por Chris Pine) desaparece sin dejar rastro, lo cual sume a su familia en un profundo estado de desazón, al no tener pistas de él y la mayoría lo da por muerto. Meg y Charles Wallace además, lidian con su vida cotidiana en la escuela donde ambos son objetos de burlas por parte de sus compañeros e incluso de sus profesores por encontrarlos extraños. Es en aquellas escenas donde el personaje de Meg (interpretada por Storm Reid) brilla, porque uno puede sentirse identificado en cómo intenta sobrellevar su vida pese a tener una persona importante perdida, sin saber si está muerto o no. Por lo tanto la vida de Reid no tiene mayores emociones hasta que un día llega una extraña a su casa que se presenta como la Señora Qué (Reese Witherspoon) y junto a las Señoras Cuál (Mindy Malking) y Quién (Oprah Winfrey) quienes le dicen que su padre no está muerto, solo atrapado en otro lugar del espacio y tiempo debido a que, gracias a la investigación que llevaba en conjunto con su esposa, descubrió la manera de doblar el tiempo como un tesaracto, llevándolo a viajar a planetas alejados de la Tierra. Entonces queda en las manos de sus hijos más un amigo de Meg, Calvin, el emprender esta misión de salvataje.


Con esa premisa tenemos una película que se ve interesante y lo es. Es bastante interesante como propuesta visual, además que también se nota que el guión fue bien trabajado, en este caso por Jennifer Lee, y lo muestran con efectos que se ven impresionantes. Si bien hay veces en que pareciera que siendo Disney podrían intentarlo más, siento que logran transmitir bien la idea del mundo y del viaje que quieren mostrar de Meg. Además, la debilidad no radica tanto en los efectos sino más bien, en el elenco, específicamente, en el elenco infantil.
Y es porque gran parte de la propuesta reside en el elenco infantil, sobre todo en Charles Wallace (interpretado por Deric McCabe) que es este niño genio y que en momentos llega a adquirir tal relevancia que su actuación se vuelve plana en algunos momentos. Mejora, pero, si hay que tener ojo para futuras películas. Por otro lado, se siente como que los personajes despegan muy lentamente, pero, ya una vez que comenzamos el viaje con ellos, podemos comenzar a apreciarlos, porque, nuevamente, proponen algo muy actual, y problemáticas con las que nos podemos identificar, y resalta la moraleja de que debemos ser valientes y leales a nosotros mismos para luchar contra la adversidad. Y al saber quiénes somos, podemos irradiar nuestra luz para con los demás. Un mensaje que se vuelve muy necesario en este momento histórico donde hemos perdido la fe en muchas cosas.
La película de Ava DuVerney hace un llamado a nuestro niño o niña interior, de ser valiente, y convertirnos en guerreros y saber que quienes somos, es lo más maravilloso y que solo podemos mejorar, porque es el amor la clave de todo, y el amor es quien liga los corazones de todos haciendo que las distancias sean nada mientras el cariño se mantenga.

Comentarios