Nombre: Yo,Tonya / I, Tonya
Director: Craig Gillespie
Reparto: Margot Robbie, Sebastian Stan, Allison Janney, Caitlin Carver, Julianne Nicholson.

Sinopsis: Basada en la vida de la patinadora artística estadounidense Tonya Harding (Margot Robbie), la cinta “Yo, Tonya” nos muestra los más crudos e insólitos pasajes de su carrera, desde su dura infancia hasta el momento más impactante en el que se ve envuelta: el ataque (o “el incidente”) hacia su competidora Nancy Kerrigan (Caitlin Carver). Con un tono irreverente e inquietante, “Yo, Tonya” exhibe los bastidores de una rama del deporte donde el brillo de los trajes contrasta con la rudeza y oscuridad de la competencia y las adversidades y frustraciones son más frecuentes que las preseas doradas.

Reseña: Basada en la historia real de la estadounidense Tonya Harding, una típica ciudadana que ha tenido que trabajar para obtener lo que quiere. La película nos mostrará la versión de la villana de una de las historias más polémicas en la historia del patinaje artístico. Acá en Canal Freak la vimos y traemos la reseña, obviamente sin spoilers.
En general cuando se habla de Margot Robbie uno piensa en papeles de comedia, por lo que en este papel realmente sorprende al entregar de manera tan natural una fantástica interpretacion de Tonya, demostrando lo duro que es llegar a la cima desde una humilde familia. Por los trabajos previamente vistos de la actriz, perfectamemente ella pudo haber interpretado a Nancy Kerrigan por la forma como se desenvuelve y su personalidad con los demás. Sin duda, al ser esta una historia relacionada con cierta habilidad, al principio salta la duda de cúantos de esos saltos los habrá hecho Margot (al igual que lo ocurrido en Cisne Negro con Natalie Portman) pero a medida que se desarrolla la trama practicamente se olvida, porque sin menospreciar el talento de la gente detrás de cada pirueta, es la actriz quién logra expresar todas esas emociones por las que pasa el personaje, haciendo muy justificado la nominación a los Premios de la Academia.


Allison Janney casi se roba la película con su actuacion que le valió el Óscar a Mejor Actriz de Reparto como LaVona, la madre y manager de Tonya quien le enseña a la fuerza el poder motivacional del abuso. Su interpretación es tan profunda que uno casi le tira las cabritas a la pantalla con lo mala que es con su hija.
Como si la violencia de parte de su madre fuera poco, también tenemos a Jeff, el esposo de Tonya interpretado por Sebastian Stan. Él es un esposo violento, que siempre despúes de golpearla se mostraba arrepentido, siendo que siempre se le vió como menos por el éxito de su esposa.

Como toda película basada en hechos reales, es difícil decir que tan apegada a la realidad es la historia que nos están contando, lo indudable es que en todo este asunto nunca se muestra ni la más mínima preocupación por cómo se sintió Nancy, la cinta está enfocada en hacernos ver la versión de Tonya y lo logra de manera prolija. Un ejemplo de esto el punto de vista que se le da al “incidente”, haciendo que los espectadores se pregunten: ¿A Nancy la golpearon? Bueno a Tonya también y ,de hecho, durante toda su vida, primero por su madre y luego por su esposo. Además, tuvo que luchar contra las calificaciones de unos jueces que no veían en ella la patinadora perfecta que querían mostrar al mundo. Entonces, ¿Debería Nancy quedar como la única víctima en todo esto? Es una interpretación que queda abierta a los espectadores.


La historia es contada como si se estuviera grabando un documental, entrevistando a los personajes principales, ya envejecidos, contando cada uno su versión de los hechos. Inevitablemente, el personaje interpretado por Janney es aún más odiable ahora en su vejez. Sin embargo, es un poco distractor estar saltando de pasado a presente tan constante, funcionando mejor cuando la historia se enfoca en esa época infeliz, permitiendo apreciar más la calidad actoral. Otro pero que podría tener la película es que a lo largo de la historia se rompe la cuarta pared, o sea el personaje le habla directamente al público, cosa que en este tipo de historia podría funcionar, no obstante creo que debería ser utilizado constantemente y en la cinta lo usan aveces y otras se olvidan.

 

Yo, Tonya es una de esas películas que se pone cada vez mejor mientras avanza. Robbie crece dentro de su personaje hasta el final, donde como espectadores quedamos con una sensación desalentadora pero a la vez gratificante.
La película se estrena esta semana en los cines chilenos, un panorama infaltable para el fin de semana.

Comentarios