Fui al cine con mucha ansiedad y temor, como tal vez muchos fanáticos. Tenía miedo que terminara siendo un fiasco. Pero esa ansiedad se esfumó desde el inicio, con los primeros planos… Una fotografía brillante y preciosa, que muestra la evolución propia de los treinta años entre una y otra película, pero con guiños y elementos de su predecesora. Villeneuve no defrauda y es admirable en su trabajo. Logra una película que es bastante larga, pero logra que uno pierda la noción del tiempo y se deje llevar por personajes impecables y una historia que termina haciendo explotar la cabeza y los sentidos.

Director: Denis Villeneuve
Guión: Hampton Fancher, Michael Green
Música: Hans Zimmer, Benjamin Wallfisch
Fotografía: Roger Deakins

Sinopsis
Treinta años después de los eventos del primer film, un nuevo blade runner, K (Ryan Gosling) descubre un secreto largamente oculto que podría generar el caos que en la sociedad. El descubrimiento de K le lleva a iniciar una búsqueda de Rick Deckard (Harrison Ford), un blade runner al que se le perdió la pista hace 30 años.

 

Reseña
Para todos los fanáticos de la primera cinta del año 82, son años de preguntas y teorías de qué pasó con Deckard y Rachel.
Pues bien, a partir de este Jueves recién pasado (5 de Octubre) la espera terminó y se concretó un anhelo de muchos fanáticos: el Regreso a la gran pantalla de una historia que marcó un antes y un después en el cine logrando influir tanto al cine como el género Sci Fi completo.
Desde un principio se sabía que Ridley Scott permanecería sólo como productor y cedería la dirección a Villeneuve, director canadiense que con La Llegada, llamó la atención de los críticos y fans del género el año recién pasado.
Fui al cine con mucha ansiedad y temor, como tal vez muchos fanáticos. Tenía miedo que en el camino, la producción se volviera ambiciosa y terminara siendo un fiasco, pese a las buenas credenciales del equipo tras el film. Pero esa ansiedad se esfumó desde el inicio, con los primeros planos… Una fotografía brillante y preciosa, que muestra la evolución propia de los treinta años entre una y otra película, pero con guiños y elementos de su predecesora.
Nos encontramos con un mundo que ha avanzado, el hombre sigue en las colonias y tras los acontecimientos de la primera historia, hubo cambios tanto en la forma de producción de los replicantes como en la realidad de la humanidad en la tierra.


Ryan Gosling interpreta a un agente Blade Runner de la policía de Los Ángeles, muy apegado a los protocolos de su trabajo y a la vez solitario donde su mayor compañía es la realidad virtual, tema muy actual y basto. Harrison Ford se muestra como un Deckard maduro, triste y solitario que dan ganas de abrazar a ratos. Vuelven algunos personajes del pasado y se presentan otros nuevos en una amalgama perfecta. Se nota el trabajo detrás de la producción para lograr en el ambiente la sensación de decadencia, soledad y pena, algo característico del film original, que se logra en este a mi parecer. Las características escenas con lluvia, oscuridad y una ciudad abarrotada, se empalman con secuencias fuera de Los Ángeles con filtros mate (similares a Logan, otra joya de este año en que Michael Green también estuvo involucrado). Realmente la dupla Green y Flancher cuajó bien, permitiendo una continuidad gracias a Flancher (quien estuvo involucrado en la cinta del 82), pero con elementos nuevos y una evolución en la historia con temas filosóficos profundos.


Villeneuve no defrauda y es admirable en su trabajo. Logra una película que es bastante larga, pero logra que uno pierda la noción del tiempo y se deje llevar por personajes impecables y una historia que termina haciendo explotar la cabeza y los sentidos. Se nota su mano, en especial en la elección de algunos sonidos y diseños que recuerdan mucho a algunos utilizados en La Llegada. Una cinta que creo tiene la gracia que trató de no ser tan pretensiosa, una digna continuación de su original donde el director claramente es un fan y por lo mismo puso mucho corazón en hacer una historia de ciencia ficción a la altura. Una película de fans y también para los fans, donde además en cada momento se rinde un homenaje la cinta que la origina.


Si bien he leído algunas críticas que ponen a esta película por sobre la película del 82, no estoy de acuerdo ni en desacuerdo. Me parece mejor decir que ambas son cintas de sciencia ficción fantásticas y una fotografía de su tiempo. Ambas con críticas y temas actuales pero a la vez atemporales, por lo que terminan siendo clásicos desde su estreno complementarias entre si.
Otro de mis miedos, era la música. La vara que había dejado Vangelis era alta. Pero en este caso Zimmer no es ningún novato y logra un resultado fantástico. La gracia aquí, es que acompaña y complementa la película estupendamente, pero sin buscar protagonismo y con elementos precisos en el tenor y onda del Score del 82. Por si sola sin el contexto, tal vez no tiene mucho sentido, pero con la película calza y cuadra completamente.

Como consejo les doy que vale la pena verla en IMAX, principalmente por la gran calidad del sonido e imagen, aunque el 3D no es un aporte.

Los invito a dejarse llevar por esta magnífica película. Sci Fi clásico, del bueno con una historia que hace explotar el cerebro para el fanático del género. Una historia con múltiples lecturas y que no es para todos los gustos, pero que vale la pena darle una oportunidad y vivir la experiencia. Mi humilde opinión de fan, sin spoilers ni verdad absoluta.

 

Comentarios