Sinceramente, hay pocas cosas más impactantes  y emocionantes que haya visto en la tv animada que el intro de Batman: la serie animada. Con esa melodía inspirada en el tema compuesto por Danny Elfman, esos colores contrastando la oscuridad del fondo. Ese batimóvil (que es a mi gusto el mejor batimóvil que existe). Esa mirada de Batman antes de sacarle la cresta a los ladrones y esa pose triunfante en lo alto de un edificio mientras un rayo nos muestra al caballero de la noche.

 

 

Después de la revolución en la animación que fueron los cortos de Superman de la década del 40, los superhéroes se mantuvieron en un relativo receso, con alguna que otra aparición en el medio televisivo como lo fueron “Los Superamigos” 1973  o “Spiderman” de 1967. Y a pesar que algunas tenían cierto éxito, todas eran lo mismo. Aventuras livianas un poco tontas y con una animación pésima (sobre todo considerando lo logrado en la década del 40 con Superman).
En la década del 90, el mundo de los superhéroes necesitaba un cambio, y en general, la industria de la animación.  Es ahí cuando llega un héroe  a cambiarlo todo, más que un héroe, un “Caballero de la Noche”   

 

El 5 de septiembre de 1992 fue estrenado el primer capítulo de Batman: la serie animada. Dirigida por creada Bruce Timm y Paul Dini. La cual era la respuesta de la Warner Bros a las caricaturas de la época en EEUU. Donde Transformers, G.I Joe y He Man marcaban la pauta de caricaturas cuya principal meta era vender juguetes más allá de contar una historia.

Hasta antes del estreno de la serie, todas las anteriores representaciones de Batman, habían sido cursis y caricaturescas. Guiándose claramente por lo que había sido la serie de Adam West.  Siendo así como los Superamigos y otras adaptaciones donde aparecía Batman, seguían el patrón de un justiciero con un sentido del humor ligero.
La que cambió toda esa perspectiva fue la película de Tim Burton, simplemente conocida como “Batman”. Protagonizada por Keaton y Nicholson. La película dio una atmósfera tan característica al personaje, que definitivamente lo marcó en lo que serían futuras adaptaciones. Separándose ya completamente del brillo y colores claros y esperanzadores que definían a Superman.

 

Fue así como ambos creadores de la serie pensaron en ir en contra de lo establecido para esa época y crear una serie con  un look más oscuro y guiones mucho más complejos (al punto que para la época en que se transmitía, las películas “live Action” de Batman, eran más infantiles que la serie animada) de todas maneras, la serie animada nunca olvidó su publicó objetivo. Y creó un personaje multidimensional, capaz de tomar los aspectos exagerados de los 60’s, las aventuras y misterios de los 70’s, y la oscuridad y crudeza de los 80’s. Todo mesclado en un solo personaje, quien sería interpretado de manera magistral por Kevin Conroy.

Normalmente en las adaptaciones de Batman, casi siempre él es lo menos interesante. Sobre todo teniendo en cuenta que Batman tiene una tremenda y muy interesante galería de villanos. Cada uno con su propio complejo y dinámica con el murciélago. Pero La Serie Animada, logro mucho más que eso, logró darnos una mirada profunda y bien estructurada sobre la psicología de Bruce Wayne. Ese huérfano que aún seguía acarreando el trauma de ver morir a sus padres, y como el dolor lo impulsó a transformarse en esta criatura de la noche. Algo que es incluso mejor desarrollado en la película “The Mask of the Phantasm”.

 

Y por supuesto,  la serie nos regaló al que es para mí el mejor Joker de la existencia. Uno que combinaba el aspecto psicópata y peligroso con el aspecto más gracioso y exagerado de su personaje. Una antítesis perfecta del murciélago interpretada soberbiamente por Mark Hammil.  Eventualmente ambos actores se volverían tan famosos en sus roles, que se volverían la voz por default de las interpretaciones de Batman y Joker en videojuegos y películas asociadas con el universo creado por Dini y Timm.

Otra de las cosas que también sobresalía en esta serie era la atmósfera de Gotham. La ciudad era casi un personaje más, oscura como las historias y criaturas que habitaban sus calles. Es por eso que para crear ese diseño tan autentico y tan cargado de contrastes, la ciudad se pintaba desde pizarras negras, y posteriormente se pintaban los colores encima de estas. Todo para generar un ambiente más adecuado para el guardián de la noche.

 

Además de contar con detalles que la hacían única, como una estética tanto en vestuario como en los edificios más orientada a los 50’s. Tomando prestado muchos aspectos del cine Noire. Los abrigos de los detectives, la eventual femme fatale, los villanos con los que podíamos sentir empatía. Etc.
eso sumado a la musicalización de cada episodio nos regalaba un conjunto general que sinceramente, era demasiado tremendo como para poder procesar cuando pequeño.

 

En fin. La influencia que ha tenido esta serie en el mundo de la animación y los comics es tan gigante que no podría medirse. Llegando a crear nuevos personajes que se han quedado con nosotros hasta ahora (como es el caso de Harley Quinn) hasta rediseñando los orígenes de varios villanos como lo son  Scarecrow o Mr Freeze. (siendo el capítulo de origen de Mr Freeze, ganador de un Emmy)  Batman la serie animada no es LA MEJOR ADAPTACIÓN DE BATMAN. (Si, lo digo con mayúsculas). Si no que también para muchos es una de las mejores animaciones de todos los tiempos.

 

Y para Dini y Timm, era solo el comienzo… pues aún quedaba un hombre al cual representar y con el cual seguir la historia.
Un hombre de acero.

 

 

 

 

Comentarios