Datos de la famosa cinta Sci Fi de culto para comprender su secuela Blade Runner 2049

A propósito de la nueva entrega de Blade Runner, es que les quiero contar un poco de lo que significó esta película en su momento. La nueva cinta, Blade Runner 2049 es una apuesta bien atrevida de Ridley Scott, quién si bien no dirigirá esta entrega, si participará como productor. Si bien en su estreno, por el año 1982 la película tuvo una tibia recepción del público, con el tiempo se convirtió en una película de culto, un clásico, donde parece que el tiempo no ha pasado por ella. Tal es su impacto en su género, que diarios como The Guardian la han declarado como la mejor película de ciencia ficción de todos los tiempos.


La historia que ya cumple 35 años se sitúa en una ciudad de Los Ángeles decadente, sobre poblada y lluviosa de 2019. Si bien la película técnicamente aún se sitúa en el futuro, su temática sigue siendo actual y más aún hoy. El miedo a morir, necesidad de conocer al creador y transcender. Finalmente, la película se pregunta sobre lo que significa ser humano, cuando una máquina(en este caso los Nexus6) comienzan a mostrar rasgos humanos, teniendo emociones. De hecho, no por nada el slogan de la empresa productora de los droides Tyrell es “Más humano que lo humano”.
Basada parcialmente en la novela de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?(1968). Se dice que además de clásico podría tomarse como una precursora del género cyberpunk de moda por estos días. La película transcurre en la ciudad de Los Ángeles (cambiando San Francisco de la novela original) durante el mes de noviembre de 2019. El guion, se inspira libremente en la novela de Philip K. Dick y estuvo a cargo de Hampton Fancher y David Webb Peoples. Se le considera una de las cintas de ciencia ficción mejor escritas que combina géneros, abarcando temas como la filosofía de la religión y los temas éticos que conlleva el dominio de la ingeniería genética. Todo lo anterior dentro del contexto de un drama clásico griego.
La película se envuelve en las implicaciones futuras de la tecnología en el ambiente y la sociedad, acercándose al pasado con el uso de la literatura, el simbolismo religioso, los temas dramáticos clásicos y el cine negro. La tensión entre pasado, presente y futuro es evidente en este futuro adaptado dentro de Blade Runner, donde la alta tecnología resplandece en lugares, mientras que el resto es decadente y viejo. Toma temas que hoy se mantienen muy actuales y los desenvuelve de forma magistral, lo que la ha hecho ser una película a temporal elemento que reafirma su condición de clásico Sci Fi, de hecho Christopher Nolan ha declarado que esta cinta ha influido mucho en su obra.


Si bien Philipp K.Dick falleció antes del estreno en cines de la película, el escritor pudo ver una cinta de prueba de cuarenta minutos. De hecho se dice que habría aprobado esta adaptación a su obra y quedado encantado con lo que vio. Según cuenta Paul Sammon, este dijo tras ver el metraje de prueba: “Lograron captar perfectamente mi personal mundo interior”, declaraciones que llaman la atención si se toma en cuenta que ni Ridley Scott o el guionista David Webb Peoples leyeron la novela de Dick.

El reparto se compone de varios actores, algunos desconocidos o relativamente nuevos en la industria por esos tiempos, muchos de los cuales hoy poseen carreras consolidadas en Hollywood. Entre ellos están: Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young, Edward James Olmos, M. Emmet Walsh, Daryl Hannah, William Sanderson, Brion James, Joe Turkel y Joanna Cassidy. El diseñador principal fue Syd Mead que realizó una brillante labor aportando en la creación de la atmósfera de la cinta, un diseño inspirado en diversas corrientes. En ese sentido, la ciudad es resultado de la convergencia de tres épocas: los años cuarenta como referente claro a su remembranza del cine negro, la época de los años ochenta como punto de partida de su producción y con los recursos limitados de su tiempo y el supuesto año de 2019, con su estética futurista y distópica, de autos voladores y de tecnologías imposibles. Estas tres épocas podemos verlas con claridad en los distintos estratos que la ciudad tiene para mostrar. El carácter ecléctico en el diseño de sus escenarios, la incluye dentro del paradigma de la ciudad posmoderna. El mismo director afirmó que esta escenografía urbana se baso en la combinación de diferentes fuentes: Hong Kong, Nueva York y la ciudad “Metrópolis” de Fritz Lang. Dicho eclecticismo va desde la utilización de los ordenes clásicos, como un fuerte referente a un pasado mejor con edificios que recuerdan mucho a las pirámides egipcias y aztecas.


Por otro lado, la música original fue compuesta por Vangelis. Esta banda sonora, a pesar de haber estado nominada en su momento al BAFTA y a un Globo de Oro, permaneció inédita durante 12 largos años por un capricho del compositor, aunque la presión de los fanáticos fue mayor y hace poco se editó incluso en una versión remasterizada en vinilo. El trabajo de Vangelis fue casi artesanal, compás a compás, mirando la película en un monitor, manejando los ritmos en tiempo real en una época en que no había computadoras ni “midi” para las sincronizaciones, lo que en mi opinión la hace aún más especial. Trabajar con Ridley no fue nada fácil, por los constantes cambios en el guión que obligaron al músico a rearmar muchas de las partes sonoras en reiteradas ocasiones y dada la artesanal forma de trabajar del músico, este llegó a considerar que no se valoraba su tiempo ni esfuerzo. Es entonces cuando, tras el éxito del filme pese a la tibia recepción inicial en taquilla, los estudios se pusieron en contacto con Vangelis para que él eligiera las canciones y partes relevantes de la música incidental para el armado del soundtrack, que Vangelis decide cobrarse todos los malos ratos e impases con el director y el estudio cinematográfico. Gracias a que contractualmente él había firmado como artista del sello Polydor, se imposibilitó para editar el disco a través de Warner Music. Con esa justificación fue como se negó rotundamente a editar el material por años. Lo bueno es que con el paso del tiempo y dada la relevancia de la película, Vangelis en 1994 accedió a editar el soundtrack como el público esperaba. Y en 2007, coincidiendo con los 25 años del estreno de la cinta, salió a la venta un box triple con versiones inéditas y todo el material producido para la película, donde incluso Ridley Scott dedicó algunas líneas para su libro interior, lo que nos demuestra que tanto el director como el compositor lograron limar asperezas. Pero Vangelis no fue el único en tener diferencias con el director y equipo. Lamentablemente Scott en un principio tuvo la intención de traer todo su equipo de trabajo desde Europa, lo que por motivos legales y costos no fue posible, por lo que le fue difícil trabajar en forma dinámica con el equipo que se armó. Esto influyó mucho en todo el proceso de trabajo, de hecho el mismo Harrison Ford también limó asperezas con Ridley para el DVD que se hizo en el 2007. Algunos fans incluso hablan de el “Maleficio de Blade Runner” dado que

casi la totalidad de las compañías que prestaron su imagen para placement en la cinta, empresas prominentes en esos tiempos, tuvieron muchos inconvenientes en la siguiente década. De hecho algunas,  o ya no existen o fueron compradas por otros conglomerados antes de desaparecer, como por ejemplo Atari. Pero no todo fue malo, de hecho Rutger Hauer considera que es su película favorita dentro de todos sus trabajos realizados. El actor fue responsable de la célebre frase de su personaje “Todos esos momentos se verán perdidos en el tiempo…como gotas en la lluvia” parte de una de las escenas climax de la historia. Es por eso que decidió titular a sus memorias “Todos esos Momentos”.

Los dejo invitados a volver a ver este clásico que fue reestrenado por Cinemark el año pasado para calentar motores para el estreno de su secuela Blade Runner 2049. Dirigida por Denis Villeneuve (La Llegada) y escrita por Hampton Fancher (uno de los guionistas detrás de la cinta original del 82) y Michael Green. En esta segunda entrega podremos ver nuevamente a Harrison Ford y Edward James Olmos repitiendo sus papeles como Rick Deckard y Gaff respectivamente. Y por otro lado tendremos rostros nuevos como a Ryan Gosling que comparte el papel principal junto a Ford. Junto a ellos Ana de Armas, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Dave Bautista, Carla Juri, Mackenzie Davis, Barkhad Abdi, David Dastmalchian, Hiam Abbass, Lennie James y Jared Leto desempeñan papeles secundarios.


La trama se sitúa treinta años tras los eventos de la primera película, donde un nuevo Blade Runner, el oficial K del departamento de policía de Los Ángeles (Ryan Gosling), saca a la luz un secreto oculto que tiene el potencial de conducir lo que queda de la sociedad al caos. El descubrimiento de K lo lleva a una búsqueda para encontrar a Rick Deckard (Harrison Ford), antiguo Blade Runner del departamento de policía de Los Ángeles que lleva desaparecido treinta años.
La película se estrenará en formatos 2D, 3D e IMAX, con Hans Zimmer a cargo de la música. En octubre descubriremos lo que pasó con Deckard y si esta nueva película logra dejar a los fanáticos contentos, quienes llevan más de 30 años imaginando si los droides sueñan con ovejas eléctricas…

Comentarios