Esta es, sin lugar a dudas, una cinta muy superior a su antecesora, un deleite para fans tanto de los libros como los de la primera película, la secuela que estábamos esperando hace mucho y que es un panorama imperdible para este San Valentín.

SINOPSIS:Cuando un herido Christian Grey intenta atraer a una cautelosa Anastasia Steele de regreso a su vida, ella exige un nuevo acuerdo antes de darle otra oportunidad. Conforme los dos comienzan a ganar confianza y estabilidad, las sombras del pasado de Christian empiezan a rodear a la pareja, determinadas a destruir las esperanzas de un futuro juntos.

RESEÑA: Acabo de llegar de haber visto Cincuenta Sombras Más Oscuras, la secuela de la cinta de 2015: Cincuenta Sombras de Grey, basada en la saga literaria de romance erótico de la escritora E.L. James, una cinta que llevo esperando por años, ya que está basada en el que es considerado el mejor libro de la saga. Mientras desenredo un cúmulo de emociones y trato de escribir con cierta objetividad, les puedo decir que es la secuela que toda fanática estaba esperando.

La cinta dirigida por James Foley (sí el director detrás de algunos capítulos de la magnífica House of Cards) se interna con efectividad en el oscuro mundo del multimillonario Christian Grey, en un pasado que lo persigue e intenta destruir aquello que parece hacerlo feliz. Al igual que en el libro, Cincuenta Sombras Más Oscuras comienza justamente donde termina la primera película. Este es el punto de partida para una cinta que parece muchísimo mejor armada que su antecesora y que la supera en casi todos sus aspectos. Se nota la mano de hierro de E.L. James, quien oficia como productora, y la de su marido en el guión, ambos se alían para entregarnos un trabajo que termina de cuajar y de rellenar los vacíos que pudieron haber quedado de su antecesora (que personalmente me gustó bastante, pero que no convenció a la crítica)

Esta es una historia más oscura efectivamente, con ciertos tintes de un thriller pasional que encantarán sobre todo al público más ajeno a la historia. Obviamente que en el traspaso del libro al guión cinematográfico se pierden algunos personajes y situaciones que me habría encantado ver en pantalla, pienso que lo más rescatable en esta ocasión es que se deja de tener miedo de la historia y se toman riesgos que se agradecen. Esta es una cinta que no pretende ser más de lo que es, que no es pretenciosa en ese sentido y que le da al público lo que pide, tiene su público objetivo muy marcado y que en ese respecto se centra en su target objetivo, muchas películas naufragan al querer ser más de lo que son y es aquí donde Cincuenta Sombras Más Oscuras triunfa, sabe lo que es, sabe lo que se espera de ella y en eso cumple a cabalidad. No estará considerada en la temporada de premios, si quieren ver cine arte o cine de Academia durante febrero se estrenan las películas nominadas, este es otro tipo de filme, tiene su público y cumple con él con creces.

Para los que hemos leído los libros (más de una vez en mi caso) también es evidente que una parte sustancial de la historia que pertenecía a la segunda entrega de la saga será desarrollada en la venidera película. Así y todo el desarrollo de la historia es consistente y engancha, traspasando al espectador esa sensación de peligro y de que todo definitivamente pende de un hilo. Otro de los aspectos destacados es el gran trabajo de vestuario, de ambientación y sin dudas el soundtrack es realmente espectacular, así como el score del gran Danny Elfman que es sencillamente un placer.

Respecto a las actuaciones, hay que decir que la química que existe entre Jamie Dornan y Dakota Johnson ha crecido exponencialmente, la mayoría del tiempo son ellos dos en pantalla y realmente sin esa química no sería posible armar la historia, que, aunque erótica, es una historia de amor, de una princesa y su príncipe oscuro (o gris en este caso). Otro gran acierto es la inclusión de Kim Basinger (Los Ángeles al Desnudo, Dos Tipos Peligrosos)como Elena Lincoln, realmente se adueñó del personaje y se nota la gran carrera y la experiencia que ella entrega en todas sus escenas.

Es notoria también la baja en la escenas sexuales, aunque hay y muy buenas, el tema BSDM va quedando de lado para dar paso a una relación más “normal” aunque siempre con toques de sadismo muy soft. Claramente es una película calificada para mayores de 18 años y sí tiene escenas de desnudos explícitos ¿esperaban algo diferente? Pero noté que se ha dado mucho mayor énfasis a la relación amorosa de los personajes principales y el amor que se profesan, pero por sobre todo a las secuelas que ha dejado la difícil infancia de Christian Grey y su pasado oscuro, en este respecto la inclusión de los personajes de Bella Heathcote (Lila Williams) y Eric Johnson (Jack Hyde) quien hace un trabajo impecable, son muy acertadas.

Esta es, sin lugar a dudas, una cinta muy superior a su antecesora, un deleite para fans y para los que no son tanto, la secuela que estábamos esperando hace mucho y que es un panorama imperdible para este San Valentín que se acerca. Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Muy entretenida

Erika Moreno I.

Comentarios