“El Planeta de los Simios se despide en grande, dando un cierre magistral a una trilogía perfecta, un trabajo que tocó la perfección en muchos aspectos y que como amantes del cine agradecemos haber presenciado.”

Rating [5/5]

SINOPSIS: César y sus monos son forzados a encarar un conflicto mortal contra un ejército de humanos liderado por un brutal coronel. Después de sufrir pérdidas enormes, César lucha con sus instintos más oscuros en una búsqueda por vengar a su especie. Cuando finalmente se encuentren, Cesar y el Coronel protagonizarán una batalla que pondrá en juego el futuro de ambas especies y el del mismo planeta.

RESEÑA: Hoy se estrena en nuestros cines El Planeta de los Simios: La Guerra, la tercera y última parte de la nueva trilogía comenzada en 2011. La vimos y te contamos todo, sin spoilers, aquí en tu Canal Favorito.

Hace ya 6 años, en medio de las críticas y el escepticismo se estrenaba la primera parte de la nueva trilogía precuela de El Planeta de los Simios de 1968, el mundo que recibió las nuevas aventuras de los simios inteligentes era hostil en su mayoría, estábamos cansados de los malos remake, de las precuelas, de los reboot. Eran tantas las razones para pedir a gritos que esta película no se realizara, por ejemplo, el remake de Tim Burton, protagonizado por Mark Wahlberg . Sin embargo, El Planeta de los Simios (R) Evolución (2011)  dirigida por Rupert Wyatt, nos tapó la boca a todos y nos voló el cerebro.  La cinta protagonizada por James Franco y Andy Serkis no solo tenía una excelente calidad visual, sino que contaba con una historia magnífica y un guión impresionante. Era difícil prever el impacto que tuvo esta película en el cine, pero se “echó al bolsillo” al público y a la crítica. Habían logrado que un personaje completamente digital tuviera vida y no solo vida: alma y no era una representación humana, era un simio.

El mismo magnífico trabajo se realizó en El Planeta de los Simios: Confrontación (2014) protagonizada por Andy Serkis y Jason Clarke, pero dirigida por Matt Reeves (Cloverfield) que nos mostraba la devastación de la gripe de los simios y un mundo en caos a punto de estallar, una película oscura, cruda, donde la paz es una ilusión a la que nos aferramos por el mayor tiempo que podamos antes de soltarnos al abismo de la guerra.

Lo que se ha logrado a lo largo de la trilogía, esa danza perfecta entre oscuridad y esperanza, entre los logros técnicos y de lenguaje cinematográfico, es lo que hace que El Planeta de los Simios: La Guerra sea un éxito rotundo, un cierre que se puede analizar profundamente y que funciona a muchos niveles, que es complejo pero a la vez simple, que nos remueve en lo más profundo de nuestra humanidad y que nos enfrenta sin piedad a aquel mundo donde ninguno de nuestros avances tecnológicos parece protegernos donde la naturaleza nos ha dado la espalda y nos ha visto como el rival más débil de la cadena evolutiva. La trilogía es, en esencia, el  viaje de un líder, de un salvador de los suyos, de un ser que ha dejado toda su vida por sus ideales, a costa de grandes sufrimientos y de muchas pérdidas. Es el viaje del héroe, una senda de descubrimiento, de venganza y redención, el comienzo de una nueva era donde los humanos no estamos invitados.

Esta es un cinta completa, con un ritmo pausado, que pone atención a los detalles, tanto visuales como narrativos, es un filme con pocos diálogos y mucho contenido visual, con escenas inspiradoras, con escenas crudas y realmente inquietantes, pero por sobre todo, es una cinta con mucha alma, con “guata”, con sentimiento que, a pesar de ser de ciencia ficción exuda realidad. Mientras los personajes humanos se van transformando en fósiles del pasado, los simios van ganando humanidad, para el espectador es mucho más fácil sentirse identificados con los simios que con los crudos y desalmados humanos, pero también esa crudeza y falta de humanidad no es exagerada, es simplemente una bestia salvaje que lucha por sobrevivir en el ocaso de su existencia.

La colisión entre humanos y simios está tan bien llevada a la pantalla que sorprende, no se fueron por el camino fácil de la mayoría de las grandes producciones, la guerra se encuentra en el interior de César, este simio extraordinario con alma de guerrero y de líder, quien nació y vivió su infancia y juventud entre humanos y que siempre se ha visto atraído por ellos, incluso en los peores momentos. Hay varias guerras en su interior. César es el arquetipo del héroe que hemos visto en diversas culturas y épocas de nuestra historia, es el reflejo de los grandes hombres y mujeres que han empujado la historia con sus decisiones y acciones, no es solo un simio inteligente, es un personaje complejo y lleno de matices, de dualidades.

He escuchado algunas críticas del personaje interpretado por Woody Harrelson, sin embargo, a mi entender, él es el reflejo de aquello en que los humanos nos hemos convertido. El personaje de James Franco era como su padre, lo crió, lo protegió todo lo que pudo y lo ayudó, en la segunda parte, Jason Clarke es aquel enemigo que logra ver más allá de las diferencias y se convierte en una especie de aliado en la contienda, sin embargo, en Guerra, Harrelson encarna todo lo que Caesar no es, es la representación de las deshumanización, de la pérdida del sentido, de la locura y de la barbarie humana: el extremo opuesto.

Hay que decir que el trabajo visual es impresionante, ya a estas alturas es muy difícil saber donde termina la realidad y empieza el CGI, lo que han hecho en la creación de los simios, sobre todo en César es uno de los grandes logros cinematográficos de nuestros días. Nada de esto podría ser posible sin la interpretación magistral de Andy Serkis por quien me saco el sombrero. Andy si no tienes tu Bip descargada, solo tienes que pasármela para cargártela con 20 lucas.

Otra de los grandes éxitos de la cinta es el score compuesto por Michael Giacchino (Rogue One: A Star Wars Story, Spider-Man: Homecoming) que definitivamente está para Óscar, con claros sonidos tribales que nos remontan a 1968, es más que un acompañamiento musical de las imágenes, es un actor más, es el diálogo del que la película carece. Muy impresionante.

El Planeta de los Simios: La Guerra tiene ese sabor nostálgico del final de un camino, es muy parecida a Logan en ese sentido. Las despedidas siempre son difíciles, pero es importante dejar partir las historias en su momento más alto y la nueva franquicia de El Planeta de los Simios se despide en grande, dando un cierre magistral a una trilogía perfecta, un trabajo que tocó la perfección en muchos aspectos y que como amantes del cine agradecemos haber presenciado. Sin dudas y con facilidad se mete directamente en el top 5 de lo mejor del año y difícilmente saldrá de ahí. Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Excelente

Erika Moreno I.

Comentarios