“Teniendo en consideración las actuaciones correctas de un elenco al que pudo sacársele más provecho y la carencia en su guión, los esfuerzos para que la cinta fluya sin obstáculos tienen sus recompensas, con un resultado final impresionante de diversión pura, eso que algunos llaman “placer culpable”

Rating: [3/5]

SINOPSIS: En la década de 1970, un equipo de exploradores y soldados es presentada conjuntamente para aventurarse en una isla inexplorada en el Océano Pacífico – tan hermoso como lo es de traicionero – no saben que están cruzando en el dominio de monstruos, así como el mítico Kong, el “rey” de la isla.

RESEÑA: Llega a nuestra cartelera la nueva versión de King Kong, protagonizada por Tom Hiddleston (Thor: Un Mundo Oscuro, La Cumbre Escarlata) y la ganadora del Óscar Brie Larson (La Habitación). La vimos y te contamos todo, sin spoilers y sin verdad absoluta, aquí en tu Canal Favorito.

Como mencionábamos hace unos días en nuestra nota sobre el universo cohesionado de monstruos, Kong: La Isla Calavera se enmarca en la nueva tendencia de reunir varias películas para crear un mundo único. En este caso esta sería la segunda película de este universo después de la Godzilla de Gareth Edwards. En este universo ambas criaturas coexisten y tienen sus respectivos “reinados” mientras nos protegen de amenazas mucho más macabras que ellos mismos. En esta premisa, Kong: La Isla Calavera se aleja del romanticismo de antaño para entrar de lleno en la acción por acción y regalar un espectáculo visual bellísimo, dedicado devotamente al llamado fan service y a llenar con impresionantes escenas de acción aquello que no puede cubrir con el guión en si.

No me gusta comenzar con lo que menos me gustó, sin embargo, hay que mencionar que una de sus grandes falencias es el guión, muy básico, predecible y lleno de clichés, eso es innegable, sus personajes son planos, diversos pero no memorables y responden a estereotipos usados y abusados hasta el cansancio. Es el nominado al Óscar John C. Reilly (Chicago, Magnolia) quien nos presenta el único personaje con un contexto y un pasado, el único que termina moviendo los hilos de la película, que se presenta increíblemente humano y gracioso en un mar de malos chistes que apenas y sacan una sonrisa y que nos regala momentos de verdadera emoción ¿quién lo diría?. El resto hace lo que puede con aquello que les han solicitado hacer. Los momentos de Samuel L. Jackson (Star Wars: La Venganza de los Sith, Django Sin Cadenas) son épicos y atractivos, pero se deben al fan service, Jackson dice lo que queremos que diga y eso nos hace felices pero no nos llena en absoluto. El resto son esos personajes presenciales, que no alcanzan a cautivarnos, que poco nos importan.

Pero más allá de esto, Kong es de esas cintas que tiene muy en claro lo que quiere lograr y cuál es su público objetivo, las pinceladas antibélicas, de los derechos de los animales y de la protección del medioambiente, son solo eso: pinceladas, el enfoque de Jordan Vogt-Roberts, director de la cinta, es simple y claro: entretener. Aún así si la comparamos con Godzilla, su predecesora, esta se ve mucho más cuidada y pulida en términos argumentales que Kong y eso podría jugar en contra a todos aquellos que vayan buscando un poco de esa pulcritud que vimos anteriormente.

De todas formas, dejando de lado este aspecto, Kong se consagra como una cinta muy entretenida, visualmente espectacular y con momentos de gran genialidad. Hay que tener en claro que esta película apela más a sus guiños freaks que al sentimentalismo y romanticismo que sí pudimos ver en la Kong de Peter Jackson, donde no solo el guión se ve mucho más entero, sino que nos regala escenas muy íntimas que explican la cercanía de King Kong con su contraparte humana. Si se preguntan si veremos guiños a la mujer como la única capaz de acercarse a él (Brie Larson en este caso) o si veremos a Kong golpearse el pecho antes de rugir, pues sí, lo veremos, sin embargo serán solo momentos efímeros, pequeños guiños, nada muy elaborado, romanticismos y sentimentalismos quedan descartados desde el minuto uno.

Un aspecto que sí vale la pena destacar y que personalmente amé es la ambientación setentera que se consiguió, tanto en la textura de la imagen, los colores, los movimientos de cámara y la puesta en escena, es como ver una película de la Guerra de Vietnam, recordemos que el filme está ambientado justo después de la retirada de las tropas de Vietnam, la escena de los helicópteros con el atardecer de fondo es un homenaje a todas esas cintas que los amantes del cine bélico tanto amaron como Apocalípsis Now, Pelotón, La Colina y tantas más.

Teniendo en consideración las actuaciones correctas de un elenco al que pudo sacársele más provecho que incluye a la Ganadora del Óscar Brie Larson, Tom Hiddleston, Samuel L Jackson, John Goodman (Cloverfield Lane, Argo) y John C. Reilly, actores que hacen lo que pueden con lo que les piden hacer, y la ya mencionada carencia en su guión, los esfuerzos para que la cinta fluya sin obstáculos tiene sus recompensas con un resultado final impresionante de diversión pura, eso que algunos llaman “placer culpable” y que nos gusta a pesar de los pesares.

Si te gustó Pacific Rim, esta película es para ti, si te gustan los monstruos verás escenas impresionantes y si te gusta King Kong disfrutarás de los guiños y si quieres pasar un buen momento “palomitero” esta es tu oportunidad para hacerlo. Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Entretenida.

Erika Moreno I.

 

PD. El monstruoverso sigue su curso a la espera del estreno de la segunda película de Godzilla en 2019, para luego dar paso al enfrentamiento que todos esperamos de Kong vs Godzilla. Claro que para esto habrá que esperar hasta el 2020. No se olviden que hay escena postcrédito.

Comentarios