“Afortunadamente la quinta entrega de la saga viene a darle un nuevo aire a la historia, recuperando el espíritu aventurero de sus primeros años.”

SINOPSIS:Esta aventura encuentra al Capitán Jack Sparrow (Johnny Depp) pasando por una mala racha, con la sensación de que los vientos de la mala fortuna soplan fuertemente en su dirección cuando los letales marineros fantasmas, liderados por el aterrador Capitán Armando Salazar (Javier Bardem), se escapan del Triángulo del Diablo empeñados en matar a todos los piratas del mar, en particular, a Jack. La única esperanza que tiene Jack de sobrevivir yace en el legendario Tridente de Poseidón, pero para encontrarlo debe formar una incómoda alianza con Carina Smyth (Kaya Scodelario), una brillante y hermosa astrónoma, y con Henry (Brenton Thwaites), un joven y decidido marinero de la Marina Real. Al timón del Dying Gull, su lastimoso barquito gastado, el Capitán Jack procura no solo revertir su reciente aluvión de mala fortuna, sino también salvar su vida del enemigo más formidable y maligno al que se haya enfrentado.

RESEÑA: Ya está en cartelera la quinta entrega de la saga de Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar, la vimos y te contamos todo, sin spoilers, aquí en tu Canal Favorito.

Piratas del Caribe: La Maldición del Perla Negra es una de esas piezas de cine palomitero que bien vale la pena ver. Me acuerdo cuando la fui a ver hace más de 14 años con unas compañeras de universidad y fue una experiencia inolvidable. Tanto los personajes, las aventuras y la magia se mezclaban para dar a luz una cinta de la cual querías ver mil secuelas más. Lamentablemente sus secuelas no estuvieron nunca a la altura y mientras la historia se iba oscureciendo y complicando, en claro desmedro de la diversión, la calidad se iba perdiendo.

Estas son películas hechas para divertir, para encantar, para sacarnos del día a día, para hacernos creer en la magia y que la aventura puede ser real y la curva de diversión iba en clara decadencia en los siguientes años. Por eso mi entusiasmo por esta nueva entrega, aunque con muchos buenos adelantos, jamás se prendió. Mal que mal no sería la primera vez que una cinta con un buen tráiler sería un completo fiasco. Personalmente pienso que la más baja de todas es la tercera parte: En El Fin del Mundo, aunque llena de espectacularidad y personajes viaripintos, jamás llegó a entretenerme y aunque la mayoría no gustó de Navegando Aguas Misteriosas, la cuarta entrega, a mí sí me gustó, me gustó el hecho de centrar la acción en Jack Sparrow y la química que tenía con Penélope Cruz, sinceramente los personajes de Elizabeth y Will ya me tenían harta, y aunque no era una gran película, me pareció mucho más sincera y simple que las anteriores.

¿La Venganza de Salazar venía a matar la saga o a refrescarla? Afortunadamente la quinta entrega de la saga viene a darle un nuevo aire a la historia, recuperando el espíritu aventurero de sus primeros años, aún cuando sea cierto que el guión cae en ciertos giros forzados y un poco ingenuos, la esencia se percibe. Y esto no es nada sencillo, en el fondo lo que han hecho Joachim Rønning y Espen Sandberg, directores de la cinta, es revivir a un moribundo, una idea agotada y abusada y convertirla en un producto vivo y comercializable, respetando a su vez los límites ya establecidos por la franquicia.

La propuesta es sin dudas irregular, con detalles muy buenos y destellos de frescura, sin embargo, esta es de esas películas que no se sostienen por si mismas, como sí lo hace la primera entrega, pero estos destellos de novedad que vienen con momentos políticamente incorrectos y secuencias de humor más bien negro, nos invitan a perdonar las fallas que el ojo más mordaz podría encontrar.

Para los que ya están agotados del personaje de Johnny Depp, esta también se convierte en una oportunidad de reconciliación y de entender más profundamente su actuar, obviamente dentro de los parámetros del género, así también sucede con la pareja conformada por Brenton Thwaites y Kaya Scodelario, una especie de renacimiento de Will y Elizabeth, siendo Scodelario un personaje inmensamente más interesante que el de Keira Knightley, mucho más independiente y con un trasfondo mucho más poderoso. Esta dupla funciona bien y aunque obviamente tenemos las melosas escenas típicas esperadas, estas no molestan ni enturbian el desarrollo de la acción.

Sí, debo decir, me faltó un poco de desarrollo de personaje, pero la cinta se atreve a cerrar los destinos de algunos personajes importantes y eso se agradece. Tanto Geoffrey Rush y Javier Bardem, ambos siempre magníficos, son el contrapunto más interesante a Jack Sparrow.

Respecto a la música, esta vez no tenemos la presencia de Hans Zimmer, sin embargo el compositor nominado al Emmy Geoff Zanelli (La Vida de Timothy Green), quien ha trabajado directamente con el maestro en el pasado mantiene la calidad de este score épico y complejo iniciado por Klaus Badelt, otro discípulo de Zimmer.

La cinta es digna de verse y disfrutarse y aunque no llega al nivel de su primera parte, se siente parte de este universo que al parecer seguiremos explorando en venideras secuelas, un deleite visual de entretenimiento, aventura y magia que revive una franquicia casi agotada.

Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Muy entretenida.

Erika Moreno I.

PD. Y no se vayan del cine hasta que todos los créditos hayan acabado.

 

Comentarios