Si bien creo que es un intento fallido de adaptar la serie de libros tan reconocidos en el cine, por ningún motivo es un bodrio. Pues tiene elementos que funcionan y esbozan sonrisas en sus espectadores, lo que ocurre es que el ritmo de la película es irregular. Dentro de lo más entretenido, está el mismísimo Capitán Calzoncillos con sus cambios de personalidad y su actuar juguetón.

Lo más destacable de la trama, está la crítica al sistema educacional actual, que destruye la creatividad de nuestros niños, donde el mayor acto de reveldía es ser diferente y tener humor.

Sinopsis

De DreamWorks Animation viene una película acerca de un héroe en calzoncillos. Dos amigos que en su casa crean un personaje de tira cómica, lo hacen cobrar vida cuando hipnotizan a su director de escuela, un especialista en destrozar todo tipo de diversión, y lo convencen que es…tra-la-la…CAPITÁN CALZONCILLOS.

Reseña

Como ya es conocido, el adaptar libros a la gran pantalla no es una tarea fácil. Principalmente pues a los realizadores les toca luchar contra los fanáticos y sus expectativas donde pueden amar u odiar el resultado. Ejemplos hay muchos desde aquellas experiencias exitosas como lo fue “El Señor de los Anillos”  o un desastre como “Percy Jackson”.

Claramente con el cambio de formato uno puede aceptar una pequeña libertad para reescribir o cambiar algunos elementos de la historia en beneficio de la película y la historia, siempre y cuando le de un aire fresco y la revitalize. Cosa que a veces a algunos fans puede dar más que un shock por su amor a la historia original.

En este caso el director David Soren (Turbo) y el guionista Nicholas Stoller (Cigüeñas) logran una película que tiene momentos que gustan al espectador adulto y otros a los niños, pero no logra gustar por completo a ninguno de los dos. Es una película que demora mucho en presentar los personajes principales, con chistes que se repiten en más de una ocasión que al rato, dejan de ser chistosos para el que le hicieron gracia al principio. La repetición y tal vez el doblaje que no logró encontrar recursos para traducir algún chiste que calce, hacen que más de un espectador se canse y aburra a ratos. Tampoco esto se ve muy beneficiada la trama al ser presentado el villano de la historia que me parece que estuvo mal aprovechado.

Dentro de lo más entretenido,  sacando más de alguna sonrisa está el mismísimo Capitán Calzoncillos con sus cambios de personalidad y su actuar juguetón. El protagonista y sus secuaces funcionan, son creíbles. El problema de la película es que más que un largometraje, parece una serie de gags pegados unos a otros sin estructura clara, como lo fue la película de los Minions. Tal vez en un formato más corto el esquema planteado funcionaría mejor. Pero resulta que el resultado termina siendo caótico y a ratos difícil de seguir donde en función de buscar originalidad, las ideas terminan perdiéndose y no funcionando. Es así como finalmente no quedan 100% satisfechos ni los niños ni los adultos, tal vez, pues faltó dentro del proceso de desarrollo definir bien el público objetivo de la cinta.

Respecto a la animación, tampoco convence del todo, es mucho más básica que películas de su categoría y toma recursos dentro de la narración que confunden más que aportar. Lo mismo ocurre en un intento de canción/número musical dentro de la película llamado Sábado que no logra cuajar del todo.

Si bien creo que es un intento fallido de adaptar la serie de libros tan reconocidos en el cine, no es bajo ningún motivo un bodrio. Pues tiene elementos que funcionan y esbozan sonrisas en sus espectadores, lo que ocurre es que el ritmo de la película es irregular, de hecho nunca llega a una conclusión clara y se pierde en el camino hacia el final de la historia.

Dentro le lo más destacable de la trama, están la crítica al sistema educacional actual, que destruye la creatividad de nuestros niños, donde el mayor acto de reveldía es ser diferente y tener humor. Además de mostrarle a los niños la realidad de muchos adultos gruñones, que finalmente lo que los hace así es la soledad y la incapacidad de reírse de sí mismos.

Mi humilde opinión, sin verdad absoluta, donde la última palabra la tienen ustedes queridos fans.

Comentarios