¿Ser un alien, vivir en un mundo extraño, tener superpoderes, ocultar la identidad, estar casado, llegar a un nuevo mundo, ocultar doblemente su identidad, enfrentar inesperados desafíos, y además ser padre?

Las cosas pueden ponerse complicadas para Clark.

Después de los acontecimientos planteados por el número inicial de Superman rebirth, la historia toma un poco de aire para continuar un camino que, como he dicho antes, será largo. Todo comienza con Jon, hijo de Clark y Lois, y a mi juicio un excelente personaje para agregar a nuestra no-tan-corta lista de Kryptonianos. Jon es un chico inocente y lleno de energía, que parece tan acostumbrado a los poderes de su padre como a que lo envíen a su habitación si responde mal a una pregunta; la vida parece bastante sencilla en la granja, donde se aplica (más o menos) una política de no a los poderes, principalmente del chico. En tanto, los padres enfrentan los habituales problemas del mundo de los mortales, con el agregado de que su identidad está oculta, y en el caso de Clark, doblemente oculta, y tienen que encontrar la forma de ganarse la vida como cualquier mortal, sin siquiera poder recurrir a los contactos que otrora habrían sido muy útiles. Pero cuando acabas de pasar de un universo al otro, es difícil que las cuentas te quiten el sueño por demasiado tiempo, así que el matrimonio Smith se las arregla con algo de ingenio y muy buen humor; a todo esto, la vida de Jon no sólo son juegos, porque hay una chica de la granja vecina que podría ser el enlace que el niño necesita para conectar mejor con este mundo. Por supuesto, como corresponde a una historia protagonizada por el hombre de acero, el peligro está a la vuelta de la esquina y en cualquier momento, todo puede salirse de control.

 

 

En esta parte ya no puedo seguir hablando sin adelantar la historia, así que comienza la zona con spoilers moderados. Esto quiere decir que puedo adelantar datos genéricos sobre el desarrollo, pero no diré nada que no sea necesario para que esta nota tenga sentido.

 

Continuando con la historia, a los problemas naturales de la superheroica familia, después de algunos acontecimientos que involucran una misteriosa conversación con Diana y Bruce, Clark decide llevar consigo a Jon para empezar su entrenamiento, y todo parece ir mejorando en general, en una jornada nocturna de padre e hijo que incluye volar por los cielos y enfrentar a poderosos seres del mar controlados por inteligencia artificial, de lo que no sólo salen bien librados, sino que es una buena oportunidad para que pasen un tiempo a solas. Pero claro, en la vida de Clark todo parece ir bien, hasta que inexplicablemente el chico se desmaya luego de caer de un árbol, algo que no tiene mucho sentido cuando posee superpoderes. Esto lleva a Clark a trasladarse a la Fortaleza de la soledad, en donde hay maquinarias que pueden dilucidar el misterio; todo debería ser un chequeo médico, pero de pronto aparece una entidad que guarda relación con el pasado de los padres, y se trata nada menos que de El erradicador. Este personaje es una entidad creada en el pasado distante por los Kryptonianos, y su aparición ahora es con el objetivo de eliminar a Jon, por considerar que al ser un híbrido, es una afrenta contra la existencia superior de la “pura raza” de Krypton; en términos sencillos, este ser tiene como objetivo promover la pureza de la raza, porque se supone que el lugar que deben ocupar en el universo es el privilegiado a los más poderosos de todos. Como es de esperar, a Lois y Clark no les parece la mejor idea de la vida que un monstruo los persiga para eliminar a su hijo.

 

 

Con esta amenaza de un poder incalculable y una capacidad de absorber seres vivos para luego nutrirse de ellos, Clark y su familia se ven enfrentados a un enemigo que puede destruir todo lo que han estado luchando por proteger.

Pasamos inmediatamente a la acción, y vemos a Superman luchando con todo su poder, pero en un sorpresivo giro de la trama, es engullido por el enemigo, y tendrán que ser Lois y Jon los encargados de hacerle frente, mientras luchan por recuperarlo a toda costa, sucediendo esto en el inesperado campo de batalla que es la “secreta” base lunar de Batman. Debo decir que Lois demuestra un valor a toda prueba y Jon, a pesar de ser inexperto, consigue aportar con temple y mucho arrojo. Finalmente, gracias a la lucha de Lois y Jon, la familia se reúne, Krypto incluido, y están listos para derrotar a un rival que, de no ser detenido, podría ser un peligro para todo el universo; sin embargo, para derrotar a un ser que puede absorber seres vivos, y que fue creado por seres de su propio planeta, Superman deberá descubrir una impactante verdad, y realizar un sacrificio, a la espera de que no sea demasiado tarde.

En este arco inicial de Superman, tenemos la oportunidad de ver las distintas facetas del hombre de acero, pero al mismo tiempo nos queda espacio para ver a Lois, y por supuesto para conocer a Jon y encariñarnos con uno de los mejores personajes de esta nueva era. Si quieres saber detalles de cómo la familia dio por terminada esta pelea, deberás leer los números 1 a 6 de Superman Rebirth, que no tiene desperdicio.

 

Hasta aquí la nota sobre este arco, pronto podrán conocer un especial titulado “El mejor cómic de Superman”, y es que realmente lo merece, y posteriormente entraré en el nuevo mundo de Wonder woman, donde la verdad juega un papel inesperado.

Recuerden como siempre que estoy disponible para vuestros comentarios, críticas, y si quieren, también para sugerencias.

Comentarios