Recuerdo la primera vez que vi Hey Arnold. Como toda niña que se crió en los 90’s, prender la televisión para ver los Nicktoons era un rito que se hacía todos los días. Arnold era un dulce muchacho de 10 años que no tenía superpoderes ni una capa pero sabía resolver problemas mundanos con una actitud tan pura que uno deseaba ser amigo de Arnold. Deseaba ser parte de esa pandilla de amigos que se juntaban en la escuela y después ir a jugar baseball o simplemente meterse en más de una aventura.

Uno deseaba ser amigo de Gerald para sorprenderse con cada una de sus historias, quería poder ser amigo de Phoebe, tener alguien tan leal e inteligente como ella al lado y también debo decir, que yo deseaba ser amiga de Helga. Deseaba tantas veces poder abrazarla y decirle que su esfuerzo valdría la pena porque era el personaje más noble del grupo pese a sus constantes intentos por negarlo.

Disfruté con los intentos de Helga por destruir cada intento de cita de Arnold con Lila o Ruth –y que no le resultara ningún método-, me reí con las ocurrencias de la abuela o el abuelo y sus visitas a “la oficina” y la casa de huéspedes en general, lloré con el pasado de Arnold o el capítulo del hombre paloma, o ciertas escenas de cuando Helga conoció a la Doctora Bliss, y por supuesto que chillaba cuando Helga usaba todas sus artimañas para hacer algo que lo acercara a su amor, como ser Julieta o estuviera a punto de tantas veces declararle sus sentimientos…. Y finalmente su miedo y orgullo fueran tan grandes para terminar gritando “¡Que eres un tonto cabeza de balón!”

Me emocioné con capítulos tan buenos como los especiales de navidad, de día de acción de gracias, de san Valentín, de la “muerte” de Dino Spumoni, en pocas palabras, disfruté la serie de principio a fin, por lo tanto podrán comprender mi completa desazón cuando, al terminar el especial de “El diario” y Arnold encuentra ese mapa perteneciente a Miles, padre de Arnold que señala  el trayecto de su viaje y donde estaban. Por supuesto, nuestro cabeza de balón recupera la esperanza de volverlos a ver, acaba el capítulo y me imaginé que la serie seguiría, digo… Arnold tenía que encontrar a sus papás ¿verdad? … ¿VERDAD?

Y desgraciadamente, no fue así.

Por supuesto obtuvimos la película de Arnold, que si bien no era mala, de hecho tiene una gran escena cuando Helga le confiesa sus sentimientos a su cabeza de balón, pero, se sentía como algo que podría haber sido otros capítulos y no una película, no tenía mucho que ver con la duda que nos quedó con ese cliffhanger.  Y nos quedamos con las dudas. La serie estaba cancelada dependiendo de una película que no consiguió gran interés. En su momento fue devastador para muchos fans. Por años se hicieron peticiones, rogando a Nickelodeon para salvar la serie, pero no surtió efecto.

Y ni esperanzas de que la serie continuara, por lo tanto, sé que no soy la única que se quedó esperando a que un milagro pasara.

Y finalmente, tras más de 10 años, ocurrió un milagro. Nick, espero que ya cansado de sus “brillantes” ideas de tener tanta serie live action y Bob Esponja hasta el hartazgo, decidió sacar del congelador a sus series clásicas, aquellas que hicieron que Nickelodeon tuviera su identidad y se volviera tan conocido y querido por tantas generaciones.

Anunciaban una nueva película de Arnold. Y no cualquiera, la película de la jungla, que buscaba contestar lo que todos nos hemos estado preguntando desde hace tiempo: ¿Qué pasó con Miles y Stella? ¿Por qué no han regresado? ¿Quiénes son estos misteriosos ojos verdes? Para darles mis impresiones sin spoilers: ¿Qué tal es?

En una sola palabra: SATISFACTORIA. Se nota que es lo que Craig Bartlett quería contar, ni más ni menos.  Es solo cosa de ver este video para que vean lo animado que estaba de poder contar la historia que tuvo que esperar 15 años para ver la luz. Sin dar muchos spoilers les cuento: Arnold y sus amigos ganan un concurso para ir  San Lorenzo, el último lugar en el que se tuvo pista de sus padres y es justamente lo que Arnold quiere, pero, no lo que el resto quiere. ¿Podrá encontrarlos? Será algo que descubriremos a lo largo de las dos horas que se pasan realmente muy rápido. En serio, no sé si fue por la emoción o porque la trama es tan atrapante, pero, realmente no te das ni cuenta cuando termina.

 

Y te quedas con una linda sensación cuando termina, -en mi caso terminé con lágrimas, porque resulta muy emotiva- . Porque, pese a que cancelaron la serie hace ya mucho tiempo, cuando los ves a todos, ves sus dinámicas, los escuchas a ellos y a la música –que sigue siendo excelente, por cierto- te da la impresión, de que realmente fue como reencontrarse con un viejo y buen amigo que tuvo que hacer un viaje y ahora está de regreso. Contiene los mejores elementos de la serie, su humanidad y los personajes excéntricos, y algunos cuestionables, pero, humanos, al fin y al cabo.

Si eres muy fan de la serie, esta película creo que te va a encantar porque tiene todos los elementos que la hicieron un clásico de los 90’ y que pese a la nueva animación y a la hermosa paleta de colores que tiene hay una cosa que no cambió: el hecho de que Arnold y sus amigos es un grupo al que definitivamente quieres formar parte. Y ¿Quién sabe? Si le va bien, incluso Nick se anime a darle una temporada, así que al parecer los chicos de Hillwood han vuelto para quedarse.

Comentarios