Con Sophia, una niña con problemas de actitud, que no encuentra su camino en la vida, parte esta nueva serie de Netflix en búsqueda de su identidad y el sentido de la vida. Con Brit Robertson (Tomorrowland) en el rol principal, Ellie Reed, Alphonso Mac Auley (Glory Road), Jhonny Simmons (Scott Pilgrim) y Dean Norris (Breaking Bad) como el padre de Sophia.
Si bien desde el primer episodio nos muestra que cree haber descubierto una forma de ganarse la vida sin tener que trabajar, no todo es tan fácil como espera. Con ganas de comerse el mundo, está llena de rabia pero no sabe porqué, como ella misma lo reconoce.

Poco a poco irán mostrándose situaciones que explican en parte su ira hacia el mundo y la vida. Su padre está preocupado, ha fallado en cada trabajo que ha tenido, en los intentos de ir a la universidad y todo lo que ha emprendido anteriormente por lo que teme por su futuro. Ella se autodefine como una niña con ganas, pero la vida no le ha permitido salir adelante según siente. Tiene mucha energía aunque no sabe cómo enfocarla.

Girlboss es una historia entretenida, con humor ácido, muestra una joven que aparentemente encontró la manera de sobrevivir saltándose los roles sociales impuestos. Donde pone de manifiesto que no es fácil crecer, menos llegar a la vida adulta como adulto joven, y entender tu posición en el mundo.

A Ru Paul en un personaje simpático, vecino de Sophia, que trabaja en el aeropuerto como agente de transporte de Estados Unidos, se le van agregando personajes a lo largo de la historia, como amigos y romance.
Maravillosamente emplazada en San Francisco, donde la protagonista y los demás personajes se pierden en esta entretenida y bohemia ciudad haciendo que sea además visualmente atractiva.

Basada en la historia real autobiográfica del libro de Sophia Amoruso, quien también participa como productora. Es una serie entretenida, donde los problemas de su protagonista como joven perdida que busca su camino, tiene un tema que no deja de ser actual para muchos jóvenes hoy en día pese a estar ambientada hace más de diez años atrás. La música también nos trae un poco la nostalgia de los primeros años del 2000, funcionando perfectamente para dar algunos acentos al desarrollo de cada capítulo.

Recomiendo que vean esta nueva serie de Netflix, a partir del 21 de abril. Sin verdades absolutas mi humilde opinión de fan.

 

Comentarios