Tuvimos la oportunidad de ir a este precioso evento para el cual un queridísimo amigo mío Manuel “A.k.a. Ohaki” Martinez nos entrega esta emotiva nota:

Asistir a “The Legend of Zelda: Symphony of the Goddesses” (Symphony de aquí en adelante) supone para mí un gran desafío, no solo porque hablamos (objetivamente)de una de las sagas de videojuegos más importantes que existen actualmente, en su 30º aniversario, sino porque me ha acompañado a mí personalmente al menos durante 26 años de mi vida (y eso lo hace subjetivamente complicado). Zelda tiene un lugar especial en mi vida por lo mismo, y cuando empezaron a hacerse los conciertos de Symphony en Japón, Estados Unidos y Europa, lo que yomás esperaba es que alguna productora local tomara nota del éxito de esos conciertos (que empezaron por estos lados Video Games Live y DistantWorlds, ambas experiencias buenísimas) y lo trajeran a Chile.

IMG_3065

Afortunadamente el día llego, y Transistor (encargada de los primeros Video Games Live) fue la encargada de traer el concierto a nuestro país. El éxito se sintió desde el primer momento: el primer concierto del 7 de mayo (en el Teatro Cariola de propiedad de ellos mismos) agotó localidades durante el primer día. Un segundo concierto, más temprano para el mismo día, se agotó en un par de semanas. El tercero, para un día antes, corrió la misma suerte. Es que TheLegend of Zelda tiene esa magia para muchos de nosotros gamers, y se notaba el cariño en la gente, su ropa, tatuajes, accesorios, y en el predominante color verde dentro del público.

Symphony es un concierto que tiene una muy difícil misión: elegir temas para cubrir sus 2 horas y algo de concierto dentro de un universo de 17 juegos principales (pronto 18), y 10 spin-offs, en una saga que se ha caracterizado por la perfecta armonía entre su jugabilidad y la música que ofrece. La forma en la cual lo hace es bellísima, por medio de suites dedicadas a los juegos. La idea es buena, mezclar musicalmente los temas significativos, desde el inicio al final del juego, y presentarlo junto a un video con los momentos en que esos temas sonaban. Majora’s Mask, Twilight Princess, Wind Waker, A Link To The Past, todosrecordados con una composition propia.

Respecto al Concierto en sí, los comentarios son todos positivos: las composiciones son sublimes, y los músicos locales (orquesta y coro vocal) superaron con creces, todos guiados por la mano de Kelly Corcoran (la que incluso guió la orquestra con el mítico WindWaker en su mano). La unión audiovisual en las tonadas genera la empatía y el sentimiento que se promete en los mensajes, grabados si, de Miyamoto, Kondo y Aonuma, de parte de Nintendo.

La comparación necesaria con Video Games Live nos indica que este era un concierto más sobrio. En VGL nos invitan a gritar, a aplaudir en la mitad de las canciones, a no guardarnos las emociones. En Symphony nos evocaban los mismos sentimientos, pero lo sublime de las canciones nos hacía naturalmente guardar un respetuoso silencio hasta el final en que reventaban los aplausos el teatro. Era evidente que tanto los músicos como los invitados extranjeros estaban sorprendidos del cariño local.

IMG_3071

No obstante Symphony como producto es positivo y me llevo la mejor de las impresiones al respecto, ya hay ciertos elementos más bajos que han de considerarse, todos relacionados con un mismo problema: el Teatro Cariolano dio el ancho para el evento. Primero, porque la orquesta evidentemente estaba incomoda en el escenario pequeño (y ciertos instrumentos grandes como piano y tambores estaban fuera de la vista, por dentro). Luego, la proyección era muy pequeña y con serios problemas de baja calidad, sin poder leerse a veces los textos o con poca claridad en las imágenes. Tercero, porque con tres espectáculos llenos, era evidente que lo óptimo hubiese sido un lugar más grande y mejor preparado. Finalmente porque si bien todo lo anterior podría considerarse poco relevante, el precio de las entradas era alto, y por lo mismo es que uno hubiese esperado más en esos detalles o cuidados.

Ojala tengamos la posibilidad de volver a ver el espectáculo, que constantemente va renovando su repertorio, por estos lados, dado el éxito que tuvo en ventas y acogida del público, porque es altamente recomendable, y podamos ver que los detalles anteriores sean resueltos, puesto que quitan la sensación de perfección de algo que, a todas las luces, merece serlo.

Comentarios