“Si algo no está roto, no lo arregles”, esto fue lo primero que pensé cuando se anunció que “El Exorcista”, una de las mejores películas de terror de la historia (el que lo niegue no sabe nah de la cultura cinéfila de terror), sería llevada a la pantalla chica en formato de serie. Así que nada de fe le tenía a esta -poco- original propuesta, que pintaba tipo remake de los malos.  Y el resultado no me encantó, pero si me sorprendió; saquen las cabritas porque estamos frente a una serie que tiene todo el potencial para igualar (jamas superar) al clásico de clásicos. 

6-6

“El Exorcista, La serie” es una nueva y moderna adaptación de la obra de William Blatty de 1971, en forma de thriller serializado, que seguirá a dos hombres muy diferentes que intentan poner fin a la posesión demoníaca que está horrorizando a una familia.

[Rating: 3/5]

Cuando era chiquito y vi “El Exorcista” me traumé y me rayé un poco/mucho con la película; era brutal, polémica y asustaba de verdad, ahora la tengo en edición especial en Blu-ray, porque vale cada peso que me costó (ñoño please). Desde entonces adquirí cierto masoquismo con el cine de terror, lo disfrutaba aunque después me anduviera haciendo pipi solo. Lo cierto es que después de toda la ola pasada a vomito verde que generó esta mítica película, Hollywood (para variar) manoseó el tema del exorcismo llevándolo a lo absurdo y hasta ahora, había perdido la esperanza en que los demonios y posesiones volvieran en gloria y majestad (es un decir nomas, no piensen que soy medio satánico para mis cosas), pero esta serie tiene algo novedoso y con buena pinta para mostrarnos.

ADVERTENCIA: Siga leyendo si no quiere ser poseído por el cola e’ flecha 😮

theexorcist_grande_3

Lo primero que me llamó la atención de esta serie, es que se va por el camino difícil, dejando de lado la obra en la que se basa (el libro de Peter Blatty que dio origen a la película), para contarnos una nueva historia. Existen varios guiños que hacen alusión a la película donde se mantiene esa atmósfera tétrica, pero no tenemos a los mismos personajes, no estamos en la misma época, la historia no es la misma. El protagonista es un sacerdote mexicano, el padre Tomas Ortega interpretado por Alfonso Herrera, quien pasó de ser el chico que cantaba y gritaba ser rebelde (hablo en serio, vean este vídeo si no me creen) a participar en grandes series como “Sense8” y ahora “The Exorcist”. El es el típico cura moderno que no cree en las posesiones ni menos en los demonios. Y por otro lado tenemos al padre Marcus (Ben Daniels), quien ha realizado exorcismos y es capaz de amenazar personas hasta con pistola (así de chorizo) y aquí todo bien, ambos personajes tienen su encanto y encarnan bien distintos aspectos de un mismo oficio.

245696elexorcista2jpg

Pero luego tenemos a la madre desesperada interpretada por Geena Davis, que vendría a ser el gancho para los que necesitan ver a un actor conocido para interesarse en una serie, porque más que eso no es. Su papel carece de carisma, su interpretación no convence del todo y sus acciones parecen no tener justificación; escucha un ruido en la pared de su casa, ve que su hija se comporta un poco raro ¿y ya está convencida de que su hija sufre de una posesión demoníaca? ¿en serio? Mal ahí. Y la joven poseída poco la vemos en pantalla, pero basta para darse cuenta que no tiene esa dulzura e ingenuidad que caracterizaba a Regan en “El Exorcista” (¡que vuelva Linda Blair ahora!), las comparaciones son odiosas lo sé, pero si dice estar basada en ella es inevitable comparar. La dirección y la fotografía es de los puntos altos en este primer capítulo, las escenas están bien filmadas, priorizando el misterio por sobre el terror, porque miedo hay aquí, pero sutil y en cantidades menores, y esto creo es una decisión acertada. Punto aparte son los efectos especiales, ojo con eso, estuve apunto de dejar de verla cuando apareció un cuervo que parecía estar hecho con paint.

245695elexorcista1jpg

Esta serie pinta bien. De la película y obra original tiene bastante poco, pero intenta de manera moderna hacerse un espacio en la pantalla chica, ampliando el mundo de las posesiones y exorcismos. Pongo mi fe no cristiana en la serie, porque a pesar de no ser mejor que la película nominada al Oscar en 1973, sigue siendo una de las propuestas más interesantes del año en series de terror (sorry “Outcast” pero estuviste bien floja, “AHS” te salió competencia). La escena final del primer capitulo está de puta madre, eso nomas les digo.

“El Exorcista: la serie” desafía la fórmula del remake ofreciendo una nueva interpretación que engancha desde el inicio. Recomendable para todos aquellos que gustan de las series de terror.

Comentarios