Hace un par de semanas se estrenó en Netflix la reinvención de la clásica serie de la familia Robinson que tuvo su origen por allá por los 60s, creada por Irwin Allen y que también tuvo su intento de adaptación cinematográfica en 1998 (woooo ya pasaron 20 años desde que Matt LeBlanc y Gary Oldman la protagonizaron… uff :s).

En esta apuesta de Netflix, se mantienen conceptos generales de sus orígenes, y aplicando cambios más actuales a la época que vivimos. Por ejemplo, ya no tenemos a la familia del perfecto sueño americano que viaja hacia un mundo paradisiaco en el sistema Alfa Centauri; esta vez, es una familia más disfuncional que se debe sobreponer de un problema a otro en un inhóspito paraje, luego de que su expedición sufriera un accidente en su viaje.  Y este es precisamente otro de los cambios de la serie, ya que no es solo la familia Robinson la protagonista, sino que el grupo completo de colonos de la Resolute. Hay que destacar que la familia, a diferencia de la serie en los 60s, es liderada por la ingeniera aeroespacial y matriarca de la familia Maureen Robinson (Molly Parker), quien tiene claro lo que quiere para cada uno de sus hijos, lidiando con los conflictos que tiene con su esposo John Robinson (Toby Stephens) un padre ausente del hogar, pero fiero soldado a la hora de salvar al mundo, y que pretende ahora acercarse a sus hijos.

La familia es completada por Judy, hija afroamericana de los Robinson que sufre de un estrés postraumático, luego viene Penny, la hija del medio que vive en el conflicto de obedecer las órdenes de su madre o su padre y finalmente el pequeño Will Robinson, pieza clave de la serie y que tiene de amigo a este robot alienígena que causo el desastre de la Resolute.

El personaje que más brilla tal vez, es el de la actriz Parker Posey como la nueva versión del Dr. Smith, una sobreviviente que busca como sea el encontrar su lugar en esta expedición, inclusive si es necesario traicionar a su propia familia, siguiendo varias características del villano de la serie original, quien se presentaba sin respeto por nada ni nadie, solo por su propia existencia.

Así es como Perdidos en el Espacio se enfoca en este grupo familiar, reduciendo el rol del “Mayor West”, ahora un particular mecánico de la Resolute, y los expone a diversos problemas de vida o muerte y toma de decisiones que con cada capítulo van abriendo un abanico de situaciones. Cada una de estas experiencias y la aparición de más personajes en la historia podrían hacer que esta familia perdiera las motivaciones.

Esta primera temporada es una muy interesante reinvención de un clásico de la TV, renovado y remozado a nuestros tiempos y que puede dar pase a una segunda temporada que ya está siendo desarrollada, pero que no ha sido confirmada aún.

Comentarios

comentarios