Desde que nos presentaron For Honor en E3 2015 el hype se apoderó de todos quienes expectantes esperaron el juego hasta su lanzamiento, la idea de la clásica fantasía medieval de niños plasmada en un juego me resultaba excitante, después de todo ¿a quién no le gustaría saber cuál de los épicos guerreros mostrados en el titulo ganaría en un enfrentamiento? Así es como cambiamos las clásicas armas usadas en los populares FPS que dominan los juegos en línea por hachas, katanas y espadas en el nuevo juego de acción de Ubisoft Montreal.

For Honor fue lanzado el 14 de febrero del presente año, disponible para PC, PS4 y Xbox One, y no puede ser jugado sin conexión a internet. Llevo poco más de una semana jugando en PS4 y contaré un poco respecto al título y mis impresiones.

Al entrar al juego de aventura y acción en tercera persona podremos optar a un modo historia y uno multijugador.

Hablemos del modo campaña, que más que todo parece una introducción con el objetivo de familiarizar al jugador con las mecánicas y tratar de explicar, en 3 capítulos dedicado a cada una de las facciones, cada uno subdividido en misiones, la constante guerra entre los vikingos, samurais y caballeros. A medida que avanzamos podremos encontrar coleccionables, ojos pequeños en distintas partes que nos darán información sobre la historia y vasijas que complementarán la experiencia si así lo deseas. Se siente casi como un tutorial por su débil narrativa, no tardas más de 5 horas en jugarlo y recomiendo desde un principio optar por el modo de juego más difícil, para poder acostumbrarte a lo que te enfrentarás en el multijugador.

El modo multijugador es la gran estrella de For Honor, en especial el Duelo y pelea, donde podemos batirnos en combate 1v1 o 2v2, pudiendo así mostrar todas las habilidades de combate, sacando el máximo provecho a mecánicas, estrategias y todo el art of battle, lejos lo mejor. Respecto a los otros modos, dominio, combate a muerteeliminación, son para darle mayor diversidad al juego, 4v4 que suelen tener tiempos muertos, pero darán un buen rato de entretenimiento cuando se quiera variar. También hay una serie de misiones diarias que nos motivan por sus recompensas.

Además de optar por una facción, debemos elegir entre 4 héroes por cada una, vanguardia (la opción más balanceada), asesino, pesado o híbrido (el más complejo de todos). Se nos da la posibilidad de personalizarlos a gran detalle, también podremos adquirir cosas para hacerlo aún más, ya sea comprando con acero o por medio de micro transacciones (ya se adelantó que durante el año se sumarán otros 6 héroes).

Además, está el constante juego en mapa de cada facción, donde cada acción sumará puntos para apoyar a tu facción, obtener vienes y conseguir el dominio. Esto se va actualizando tras un par de horas y muestra quién es el más poderoso a nivel mundial, al menos yo, cada vez que entro deseo ver si los caballeros llevamos la delantera.

La dirección de arte es preciosa, una alta calidad gráfica e incluso la cinemática del modo historia es un deleite a la vista, aunque algo que me sorprendió fue que, a pesar de contar con una sola canción para acompañar, no se siente extraño, el sonido de las armas chocando lo es todo.

Vamos a lo más importante: las mecánicas. Es increíble lo fácil que llega a ser entender el combate y a su vez lo sumamente complicado que es dominarlo, solo puedes optar por tres posiciones de ataque y defensa (derecha, izquierda y arriba), pero la cantidad de ataques y combinaciones posibles con cada héroe es un mundo y hacen que la experiencia de combate sea algo extraordinario, logrando crear estrategias de combate, combinando todo con los peligros ambientales que entrega el escenario que podremos usar a nuestro favor, algo totalmente distinto a todo lo visto en el último tiempo y es por eso que Ubisoft se lleva todos los aplausos.

El gran punto débil del juego, a mi parecer, es el pésimo matchmaking, que ensucia de cierta forma el juego, priorizando la rapidez sobre la calidad, ya que después de unos segundos se quitan todos los filtros de emparejamiento.

En fin, el juego es lo que promete y hasta el momento lo he disfrutado muchísimo, al parecer lo seguiré haciendo. Saca todo nuestro instinto competitivo y el deseo de que tu facción sea la mejor domina toda la experiencia. Totalmente recomendado tanto para jugar de forma casual o para poner todas tus fuerzas en ser el mejor de los mejores en esta épica guerra.

¿Ya lo tienes? ¡Déjanos tu facción en los comentarios!

Comentarios