Crimson_Peak_Simp-250x354El mexicano Guillermo del Toro vuelve a sus raíces fantásticas con un thriller romántico de época plagado de misterio y desengaño: “Crimson Peak”. Le echamos un vistazo adelantado (cortesía de Andes Films) y aquí te la comentamos, sin spoilers.

 

Ser un cineasta versátil y a la vez conservar un sello es la distinción de los grandes Maestros del Séptimo Arte. Lo logró Kubrick en su momento, saltando de la comedia negra al Sci-fi, al terror y el cine bélico con total soltura; siempre distinguiéndose y firmando cada fotograma con su estampa. Guillermo Del Toro hoy salta desde los robots gigantes al romance gótico, y su mano detrás de las imágenes es agradecidamente innegable. “Crimson Peak” es una película de Del Toro, y quienes han seguido su carrera desde “Mimic” y la magistral “El Espinazo del Diablo” sabrán distinguir los trademarks del director en este misterio romántico ambientado en el siglo XIX.

 

Edith Cushing (Mia Wasikowska, la Alicia de Tim Burton) es una joven y avezada aspirante a escritora que cae presa de los encantos del misterioso Sir Thomas Sharpe (Tom Hiddleston, el mismísimo Loki) que ha llegado a Nueva York desde Inglaterra acompañado de su igualmente enigmática hermana (una genial e irreconocible Jessica Chastain) en busca de inversionistas para sus revolucionarias maquinas mineras. El tormentoso amor florece, a pesar de las advertencias de aterradoras apariciones que advierten a la escritora sobre los secretos del noble inglés y la recóndita “Colina Escarlata”. En cuanto a trama, “Crimson Peak” es una historia de misterio y romance bastante convencional, con sus esperables secretos y revelaciones acompañando los tórridos giros amorosos, muchos de ellos sencillos de anticipar. Como el mismo personaje de Edith dice en varios momentos, “esta no es una historia de fantasmas. Es una historia con fantasmas en ella”. Los elementos sobrenaturales de la trama son un aderezo, un condimento más orbitando el verdadero centro de “La Colina Escarlata”: un engaño, un crimen y un romance en la Inglaterra de finales de 1800. La advertencia queda hecha, ya que muchos espectadores pueden salir decepcionados tras la promesa de una cinta “de terror fantástico”. En ese sentido, me declaro ser uno de ellos.

 

Por supuesto,  es en lo visual donde Del Toro pone el acento. Los decorados, ambientación, vestuario y arte en general son un deleite y el fuerte del director de “Hellboy”, y es aquí donde aplica su estampa impecablemente. Los sets, construidos físicamente para el rodaje, son espectacularmente retratados y proveen la atmosfera surreal y romántica propicia para este drama de época del corazón. Lamentablemente, “Crimson Peak” no es mucho más que eso: una cinta bellamente filmada, con un desarrollo algo estirado, algunos minutos de más y algunos (pocos) buenos sustos. Aquí, un comentario personal adicional: conociendo el amor de Del Toro por los efectos físicos y el maquillaje prostético, me sorprendió (y decepcionó un poco) el uso excesivo de CGI y efectos digitales a la hora de retratar las apariciones que atormentan a la protagonista… Sin embargo, no es difícil reconocer que la película conoce bien a su público, y el romance sangriento victoriano sumado a la elección del casting (con Hiddleston a la cabeza como un favorito femenino, y reemplazando a Benedict Cumberbatch, otro predilecto de la fémina hinchada) harán que “La Colina Escarlata” encuentre un lugar en el corazón de más de alguien, y lo conquiste.

 

“Crimson Peak” ya está en cartelera en cines de todo el país. ¿La vista? ¿Quieres verla? ¿Te gusta el cine de Guillermo del Toro? Cuéntanos tus opiniones y recuerda: más que leer o escuchar, lo importante es ver las películas y ser tu propio crítico.

Comentarios