Los cinéfilos del mundo nos sorprendimos profundamente con el impresionante error sucedido el domingo (madrugada del lunes para nosotros) en la ceremonia de los Óscares 2017. En el momento más importante de la noche cuando se premiaba a la Mejor Película, los presentadores anunciaban a LaLaLand como la ganadora en esta categoría. Se veía venir, pensé yo, aunque como le había comentado a mis compañeros del staff me parecía que la Academia hacía tiempo que no premiaba a una película ganadora del premio a Mejor Director nuevamente en la categoría de Mejor Película, así que sí, me sorprendí. Sin embargo, minutos después mientras los emocionados productores de LaLaLand decían su discurso de agradecimiento, algo sucedió. La verdadera ganadora era Moonlight (Luz de Luna) y todos quedamos para adentro.

Más allá del bochorno, la mayoría de los chilenos nos preguntamos ¿Qué es esto de Luz de Luna que se hizo acreedora del Óscar a Mejor Película, Mejor Guión Adaptado y Mejor Actor de Reparto?

El drama de Berry Jenkins no era ni por asomo la favorita. Con un modesto presupuesto de un millón y medio de dólares y una pequeña recaudación de 25 millones de dólares, muy pero muy bajo para los estándares de Hollywood, sumándole un elenco de solo actores afroamericanos, si la comparamos con LaLaLand y su récord de nominaciones, sus famosos actores y una parafernalia de marketing impresionante Luz de Luna tenía toda las de perder. Era David contra Goliat. Y al igual que en la historia bíblica, la pequeña e íntima producción prevaleció.

Los dos Óscares que ya había conseguido eran una gran reconocimiento, pero Luz de Luna merecía más, mucho más. Este jueves se estrena en Chile, un estreno adelantado debido a sus triunfos en los premios de la Academia. Esta es una cinta que expone muchos temas escabrosos como el racismo y la homosexualidad y en ese respecto es valiente.

Es una lástima que su premio a Mejor Película no haya sido entregado como correspondía, Esta es una cinta independiente, con un discurso muy diferente al de LaLaLand, aunque ambas producciones nacen de la mano de directores nacidos en el mundo independiente, la primera habla sobre sueños y sacrificios, la segunda nos cuenta una historia demasiado real, como su propio director lo ha mencionado, que nos presenta un mundo con los pies en la tierra, tan apegados que sería difícil despegarlos, donde no hay cabida para sueños, pero si el impulso de la superación personal. No existen salvadores, no hay milagros.

Mahershala Ali fue el ganador del Premio como Mejor Actor de Reparto, el primer musulmán de raza negra en hacerlo. Creo que todos estamos de acuerdo en que Ali es un gran actor, a sus 43 años nos ha sorprendido con excelentes personajes en la serie Luke Cage y House of Cards. En Luz de Luna lo vemos como Juan, un distribuidor de drogas que serán el problema (y la solución) en los conflictos de la difícil vida de Chiron en su autodescubrimiento.

Su director es reconocido mayormente por su trabajo en Medicine for Melancholy una laureada cinta independiente de 2008. Su verdadera carrera, que comenzó en 2003, ahora adquirirá notoriedad con su trabajo en Luz de Luna.

¿Pero de qué trata Luz de Luna?

SINOPSIS: Chiron es un joven de Miami que, en plena guerra de los carteles de la droga en los suburbios de la ciudad, va descubriendo su homosexualidad.

 

Ahora debemos esperar hasta el jueves 2 de marzo para poder disfrutar de esta cinta que algunos ya llaman una obra maestra. Un imperdible para todos los cinéfilos.

Comentarios