Desde el momento inicial la película logra capturar la esencia de la cinta anterior y su historia lo que hace que el espectador sienta la sensación de un “Regreso a Casa”. Con un buen ritmo, va mostrando la actualidad de los personajes y en paralelo la historia de Donna en su juventud, explicando cómo fue que llegó a Grecia y sus amores de ese mítico verano. Esta nueva entrega tiene una bellísima fotografía a la altura de la anterior (aunque se nota mayor presupuesto), un gran elenco y la complementa a la perfección con la bella música de ABBA.Un musical precioso, que explora la maternidad y lo que es formar familia y los sacrificios que deben hacerse en pos de ella. Familia que no necesariamente debe de ser de sangre, sino que de corazón.

Desde que se anunciara la secuela del exitoso musical por Universal Pictures , días después de que la original cumpliera diez años desde su estreno en las salas del mundo, hubo gran expectativa respecto al proyecto.

Muchos fans estaban frenéticos con la noticia y otros esperando saber cómo continuarían la historia, pues se dijo que se trataría de una secuela/precuela. Pues bien, en CanalFreak vimos la cinta, cortesía de Andes Films y a continuación les contamos lo que nos pareció.

Sinopsis

¿Qué ha ocurrido durante los últimos diez años, después de la boda de Donna (Meryl Streep) y Sam Carmichael (Pierce Brosman)? Los personajes de la película musical Mamma Mia! (2008) vuelven a la carga con esta segunda entrega titulada Mamma Mia: Vamos otra vez, en la que también viajaremos al pasado para descubrir cómo se forjaron algunas relaciones y cómo han cambiado con el paso del tiempo.

Director: Ol Parker

Elenco:  Meryl Streep, Lily James, Amanda Seyfried, Christine Baranski, Julie Walters, Pierce Brosnan, Colin Firth, Stellan Skarsgård, Dominic Cooper y Andy García con la participación especial de Cher.

Reseña

Reconozco que la primera cinta la fui a ver al cine gracias a los ruegos de unos amigos, no me tincaba. Pero salí feliz del cine y enamorada de la película, su música, estética e historia, en especial pues explora mucho la relación madre/hija de una forma única. De hecho, cada vez que me la pillo en el cable, quedo pegada. En esta secuela, por lo mismo, no me quise hacer ilusiones y fui con la mente abierta (aunque con la ilusión que esta nueva cinta fuera digna de su predecesora).

Les puedo decir que quedé deleitada. Esta nueva entrega tiene una bellísima fotografía a la altura de la anterior (aunque se nota mayor presupuesto), un gran elenco y la complementa a la perfección con la bella música de ABBA.

Si bien inicia un poco más lento que la primera entrega, esto se explica para ir poniendo el contexto. Han pasado 10 años en la historia y sus protagonistas están todos en diferentes situaciones y etapas en sus vidas. De todas formas se siente desde el momento inicial la esencia de la cinta anterior y la historia lo que hace que el espectador sienta la sensación de un “Regreso a Casa”. Con un buen ritmo, va mostrando la actualidad de los personajes y en paralelo la historia de Donna en su juventud, explicando cómo fue que llegó a Grecia y sus amores de ese mítico verano.

El Hotel ha sido completamente remodelado con Sophie a la cabeza de dicho proyecto, cristalizando la visión de su madre. En ese contexto aparece un nuevo personaje, el Señor Cienfuegos (Andy García) quién pasa a ser mano derecha de Sophie en el manejo del Hotel y la planeación de su pomposa reinauguración. Esto marca el regreso de el resto de los protagonistas o bien el problema de perderse el evento por sus apretadas agendas. Reunión y nostalgia marcan la historia, donde se logran hermosos paralelos del hotel renovado versus el pasado en que Donna le va viendo su potencial y va plasmando en sus paredes la historia que marca su vida, pasos que Sophie trata de seguir en busca de conectarse con su madre. Este es el tema principal de la historia, la conexión con la madre. El comprender como hijo las circunstancias de nuestros padres que determinaron nuestra historia y aceptarla haciéndola propia, para dejar la juventud y pasar a la adultez. Una historia emotiva, que a mi personalmente me tocó el corazón y el alma. Creo que cualquier mujer que haya sido madre o esté en camino o pensando serlo, habrá tenido los mismos sentimientos que se tratan tan bien en la cinta. Un tema bien femenino, tal vez, pero vigente desde siempre. Al igual del tema de hacer familia y cómo muchas veces no se necesita tener la misma sangre para amarse y constituir una, sólo querer de corazón hacerlo y luchar para lograrlo.

Cher colabora en la cinta como la abuela de Sophie, aquella mujer que casi nunca aparece en su vida, exitosa y artista, talento que su hija Donna hereda formando su grupo con las Dinamo. Sólo puedo decir que la aparición de este Icono es la guinda de la torta, desde que llega a escena es increíble cómo ilumina la pantalla como sólo ella sabe hacerlo con una interpretación impecable que complementa perfecto con el resto del elenco.

También destaco la elección del elenco para interpretar a Donna, sus tres amores y a las Dinamo en su versión de juventud. No solo tienen un parecido físico a los actores que dan vida a los personajes adultos (muy bien caracterizados además) lo que hace fácil distinguirlos, sino que en sus interpretaciones complementan perfectamente para dar coherencia a la historia, pues logran dar con la esencia de cada personaje y permite comprender porqué son como se les ve en la actualidad. En especial destaco a Lily James, que logra el mismo carisma que Streep en la primera película, empresa bastante difícil de lograr dado el peso de la trayectoria y talento de Meryl. James logra secuencias de gran belleza en donde realmente la cámara la adora y se roba la película literalmente.

En síntesis, un musical precioso, que explora la maternidad y lo que es formar familia y los sacrificios que deben hacerse en pos de ella. Familia que no necesariamente debe de ser de sangre, sino que de corazón. Si amó la primera, esta secuela es un imperdible para usted. Como recomendación: si es bueno para emocionarse en el cine, no está de más llevar un pañuelito, no vaya a ser que se les meta una pelusita al ojo…. Mi humilde opinión de fan.

 

 

Comentarios

comentarios